21 Lecciones para el siglo 21 – Resumen y notas

Las 21 lecciones del siglo XXI (2018) de Yuval Noah Harari exploran los problemas sociales cruciales que probablemente acosarán a la humanidad en las próximas décadas. 

El texto es una reflexión prolongada sobre la globalización, la tecnología, el cambio climático y los conflictos culturales. 

Harari advierte sobre los peores escenarios que involucran crecientes desigualdades y el aumento de la inteligencia artificial (IA). Sus predicciones están destinadas a obligar a la humanidad a actuar en su propio interés tan pronto como sea posible.

La tecnología sigue avanzando, principalmente gracias a la biotecnología y la tecnología de información, que en conjunto permitirán a la IA imitar, expandir y anticipar los sentimientos y deseos humanos.

El auge de la biotecnología también significará que los algoritmos de IA tomarán decisiones que cambian la vida. Mientras tanto, los filósofos podrán preestablecer pautas éticas en máquinas como los autos que conducen por sí mismos.

Con el auge de la IA, los ricos podrán ampliar la brecha entre ellos y los pobres al mejorar sus propias capacidades intelectuales y físicas. Una forma de protegerse contra esto sería cultivar comunidades. Algunas corporaciones tecnológicas, entre ellas Facebook, han prometido trabajar para fomentar las comunidades globales.

Pero para cumplir su promesa, necesitarán usar sus recursos en línea para alentar las actividades de la comunidad fuera de línea. Eso puede implicar una renovación radical de sus modelos de negocio.

En lugar de involucrarse en comunidades globales, las personas tienden a optar por la retórica nacionalista y los lazos religiosos que permiten un sentido de pertenencia. Esto no es del todo malo: tanto la religión como el nacionalismo ofrecen respuestas locales a los desafíos globales.

Pero el nacionalismo puede llevar a sentimientos antiinmigrantes, que a su vez alimentan la amenaza del terrorismo, una estrategia desesperada adoptada por aquellos que no pueden infligir daños a gran escala a sus enemigos. Las formas actuales de terrorismo son insignificantes, pero en el futuro podrían dar paso al terrorismo nuclear, que sería mucho más peligroso. Las guerras son una amenaza más seria debido al peligro de la aniquilación nuclear.

Pero la posibilidad de un holocausto nuclear explica por qué las guerras, de hecho, no han tenido éxito en el siglo XXI. La guerra tampoco es muy útil para adquirir datos,

Para evitar tanto la guerra como el terrorismo y al mismo tiempo fomentar una comunidad global, la humanidad debe esforzarse por ser más humilde.

Desafortunadamente, aquellos en el poder todavía usan ficciones para tratar de hacer que las personas crean que tienen los medios exclusivos para saber la verdad. Y tienen éxito porque los humanos siempre han preferido las ficciones sobre la verdad.

Esto, sin embargo, no significa que los humanos no deban buscar la verdad. Deben pagar por noticias confiables y leer literatura científica. Los científicos deberían hacer todo lo posible para hacerse escuchar. También deben participar en la meditación, como una forma de complementar la neurociencia.

Los niños también deben aprender a prepararse para el futuro. Se les debe enseñar a ser resistentes frente a los cambios que drenan emocionalmente.

Deben aprender a aceptar el hecho de que su existencia es discontinua y efímera, y que los pensamientos y sentimientos no son algo que poseen, sino más bien experiencia.

En lugar de suponer que saben lo que está sucediendo, los humanos deben reconocer su relativa ignorancia. En lugar de entrar en pánico porque el mundo está ardiendo en llamas, deben adoptar una actitud de desconcierto más suave y luego trabajar para resolver los problemas más grandes que enfrenta la humanidad.

El futuro de la humanidad implicará el rápido desarrollo de la biotecnología y la infotec.

Juntos, biotech e infotech permitirán a la IA imitar, expandir y anticipar los sentimientos y deseos humanos. Las máquinas se volverán cada vez más inteligentes, conectándose cada vez más entre sí y con los humanos.

La biotecnología permitirá que los sensores biométricos analicen e identifiquen el funcionamiento interno de los cuerpos humanos, incluidas sus condiciones físicas, sentimientos, elecciones y deseos. El auge de la biotecnología significará que las máquinas tomarán decisiones que cambian la vida, como con quien alguien debería casarse.

El dataismo es la creencia de que tanto la biología como la electrónica se basan en datos. Dataism sostiene que todos los campos de conocimiento pueden interpretarse de acuerdo con la información digitalizada. Los especialistas en datos creen que los datos son la clave para comprender el universo. La capacidad de traducir todo en datos significaría que sería posible unir campos que tradicionalmente eran inconmensurables, como el arte, la biología y la economía.

El columnista David Brooks ha elogiado el hecho de que el dataismo puede revelar el fracaso de la intuición humana. Por ejemplo, revela que en los deportes, las rayas calientes no aumentan las posibilidades de marcar el próximo gol. El dataismo también puede revelar nueva información.

Las personas que usan frecuentemente el pronombre “yo” no son, por ejemplo, necesariamente más egoístas que las personas que no lo hacen, pero pueden carecer de confianza. Las personas seguras como Barack Obama rara vez usan la palabra “I”

El Internet de las cosas ya ha comenzado a convertir los objetos en datos interconectados. En el Reino Unido, por ejemplo, el tren digital es un sistema de trenes que permite que los trenes se interconecten, compartiendo información compleja que se relaciona con la ubicación, retrasos o mal funcionamiento.

En el caso de un retraso, el sistema puede procesar información que involucra a todos sus trenes. Luego puede calcular una solución eficiente que los operadores humanos podrían no haber descubierto. Esa solución podría implicar simplemente cambiar un tren a una plataforma diferente, o retrasar cinco minutos a otro.

Los spambots y las aplicaciones de chat son dos ejemplos de formas en que la tecnología ya ha comenzado a dar forma a cómo los humanos piensan y expresan. Un ejemplo banal pero poderoso es el uso de “lol”, una expresión de sala de chat que se ha convertido en un lugar común tanto fuera como en línea.

Además, la popularización de emojis y GIF significa que las personas a veces eligen comunicar sus sentimientos de una forma que depende completamente de la tecnología. Junto con la transformación del lenguaje, nada de esto significa que las personas tienen menos opciones para expresarse. Pero estas modificaciones y desarrollos graduales cambian lentamente la autoridad de los humanos a las máquinas.

Las personas aún pueden hablar entre sí, pero sus vías de comunicación están cada vez más limitadas por la voluntad de elegir lo que la tecnología les proporciona. Si las personas no están contentas con las opciones que les brinda la tecnología, son libres de boicotear esa tecnología.

Pero rara vez hacen esto. Con más frecuencia, optan por. A menudo, aceptan las opciones existentes o las adaptan a los fines para los que no estaban destinadas originalmente.

Biotech e infotech harán que los humanos sean cada vez más irrelevantes, ya que sus trabajos serán reemplazados por máquinas.

Los seres humanos entregarán más de su autonomía a los algoritmos de Big Data que absorben todo, lo que, además de ser inteligente, también será infaliblemente confiable. Muchos trabajos que actualmente ocupan los humanos serán asumidos por AI.

Las máquinas podrán diagnosticar enfermedades humanas con altos niveles de precisión, lo que hace que muchas profesiones médicas queden obsoletas.

Los trabajadores del tránsito ya están experimentando esta obsolescencia. En Alemania, el primer tranvía automatizado del mundo se lanzó en septiembre de 2018, lo que provocó que algunos conductores de tranvías temieran por sus trabajos. ViP, la compañía de transporte de Potsdam, ha declarado que los conductores serán redirigidos a nuevos puestos, como ayudar a los discapacitados.

Pero la automatización no se limita al tránsito ni a las economías europeas avanzadas. En China, algunas empresas en los últimos tres años ya han recortado el empleo en un 30-40 por ciento como resultado del aumento de la automatización. El gobierno chino está alentando a las empresas a crear o mejorar programas de capacitación para ayudar a los trabajadores no calificados a adquirir las capacidades necesarias en un entorno automatizado.

En Suecia y otros países escandinavos, los trabajadores no están muy preocupados por el aumento de la IA.Los empleados tienen una profunda confianza en los sindicatos y el gobierno. Además, se benefician de la compensación por desempleo, así como de los consejos de seguridad laboral que los ayudan a encontrar nuevos puestos si pierden su empleo actual.

Sin embargo, el aumento de la inmigración a los países escandinavos podría hacer que las personas retiren su apoyo gubernamental, por ejemplo, negarse a pagar los impuestos que contribuyen a la financiación de los servicios sociales escandinavos.

Al igual que los diferentes países y culturas tienen diferentes enfoques para el aumento de la IA, existe una gran cantidad de investigación sobre cómo afectará la IA a los puestos de trabajo. Casi todos los estudios tienen una opinión diferente sobre el tema.

Esto ha llevado al MIT Technology Review a concluir que, a pesar de la gran cantidad de opiniones de expertos, nadie puede predecir correctamente cómo afectará la automatización a los trabajadores humanos en el futuro.

Los ricos podrán realzar sus cerebros y cuerpos.

Las personas ricas podrán comprar inteligencia aumentada. Mientras tanto, los pobres corren el riesgo de volverse irrelevantes debido a su inteligencia y capacidades inadecuadas. Esto a su vez podría llevar a la creación de dos especies diferentes: superhumanos y humanos irrelevantes y degenerados.

La tecnología ya está influyendo en cómo las personas se ven a sí mismas como una especie. La popular serie Black Mirror ha dramatizado esto mostrando formas en que los humanos pueden mejorar sus sentidos y cognición en un futuro distópico.

En su libro anterior, Homo Deus , Yuval Noah Harari describe cómo la muerte se ve a menudo como una falla técnica que muchos piensan que puede y debe ser reparada. Un número de empresarios ricos, como el capitalista de riesgo Bill Maris y el cofundador de PayPal, Peter Thiel, ya han comenzado a invertir enormes cantidades de dinero en la investigación sobre cómo prevenir la muerte, con la esperanza de comprar su camino hacia la inmortalidad.

Si la inmortalidad se convirtiera en la exclusiva provincia de ricos multimillonarios blancos como Elon Musk, Peter Thiel y Bill Maris, tal desarrollo probablemente tendría repercusiones políticas. Thiel, por ejemplo, apoyó al presidente Donald Trump en la campaña de 2016. Si las personas con prejuicios discriminatorios adquirieran la tecnología para realzarse, los resultados podrían exacerbar la opresión y la desigualdad a escala global.

Los antiinmigrantes son culturalistas.

Las personas que se oponen ardientemente a la inmigración tienden a favorecer su propia cultura sobre las demás, y con frecuencia creen que el hecho de que sus sociedades sean más deseables para los migrantes es una prueba del dominio objetivo de su cultura. Por esta razón, los culturalistas a menudo hacen generalizaciones inútiles sobre otras culturas.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien ha descrito a El Salvador, Haití y a varios países africanos como “países de mierda”, es un culturalista. En un artículo del New Yorker , Yuval Noah Harari describe la presidencia de Trump como un “burlesco nihilista”, en el sentido de que la teatralidad de Trump es una expresión del miedo que sienten muchos en todo el mundo.

Muchos nativistas y culturalistas temen una pérdida en el poder político y la representación, junto con una creciente irrelevancia como trabajadores debido a los avances tecnológicos.

La humanidad debe cultivar la humildad para enfrentar los desafíos del futuro.

Todas las personas son ignorantes hasta cierto punto, independientemente de si ejercen el poder o no. Los individuos deben hacer un esfuerzo para comprender que ni ellos, ni sus culturas o religiones, son el centro del mundo, y mucho menos el universo. En su lugar, deben acomodar otras formas de ser.

Un área en la que los humanos tienden a expresar confianza en su dominio sobre las máquinas es con respecto al arte. Debido a que involucra emociones humanas e interpretación no racional, razonan, está a salvo de los incesantes avances de la tecnología. Sin embargo, el profesor de musicología David Cope diseñó un experimento que sugiere que esto podría ser una distinción espúrea.

Cope desarrolló un programa de computadora llamado Experimentos en Inteligencia Musical (EMI), que imita a maestros como Bach o Beethoven. Cope tocó música de EMI y música de humanos para sus sujetos experimentales. Contra todas las supuestas probabilidades, las personas no pudieron distinguir la diferencia entre los sonidos hechos a máquina de EMI y las composiciones humanas, confundiendo EMI con la auténtica Bach.

Una razón potencial para la creencia de la gente de que el arte es puramente humano es la arrogancia. De hecho, para el filósofo Michael Patrick Lynch, la arrogancia es la característica central de la época.

Una razón para esto es el hecho de que la objetividad se ha devaluado, en parte porque internet permite a todos persistir y desarrollar sus sesgos individuales a través de un bucle de retroalimentación hecho de datos personalizados.

Como consecuencia, muchas personas piensan que están justificadas para elevar su cosmovisión subjetiva al estado de verdad absoluta. Como correctivo, Lynch sugiere que las personas deben cultivar tanto una actitud de convicción sobre hechos comprobados como una actitud de humildad sobre lo que no saben.

Los humanos siempre han preferido las ficciones a la verdad. En este sentido, siempre han vivido en sociedades post-verdad.

La verdad es difícil de localizar porque existe en los márgenes del conocimiento. A menudo es inesperado y perturbador, y los que tienen el poder rara vez tienen el tiempo o la energía para buscarlo. En su lugar, seleccionan y mantienen solo un conocimiento confiable y conservador, convirtiéndolo en historias que consolidan su autoridad.

La verdad incómoda se distorsiona a medida que se acerca al influyente centro del poder. Para encontrar la verdad, uno debe alejarse del poder, y encontrar el tiempo y la paciencia para filtrar un sinfín de cosas falsas.

Las ficciones pueden servir para múltiples propósitos. Mientras que algunas ficciones se usan para negar la verdad, muchas otras ficciones hacen que sea su negocio revelarlas. Un propósito de la ficción puede ser unir a las sociedades bajo las mismas creencias.

Los humanos a menudo leen o cuentan ficciones que les ayudan a comprender verdades a las que de otra forma no podrían acceder. La investigación científica puede llevar a una comprensión de la verdad, pero también el arte. Por ejemplo, una representación cinematográfica del genocidio ruandés puede no ser precisa hasta el último detalle, muchos de los cuales son desconocidos.

Pero el medio de ficción puede revelar la verdad emocional de una manera que los medios de comunicación pueden no ser capaces de transmitir.

El arte, y en particular la ciencia ficción, puede convertirse en un importante vehículo para informar al público sobre la realidad y los peligros del futuro inminente.

Es más probable que las personas busquen ciencia ficción que ciencia, razón por la cual es necesaria una buena ciencia ficción basada en la ciencia real. En un artículo para WiredLa revista Yuval Noah Harari ha sugerido una serie de escenarios de ficción que tendrían un impacto debido a su relevancia en lugar de su sensacionalismo.

Imagina una historia en la que una persona se ve obligada a cambiar de profesión varias veces durante su vida para poder seguir el ritmo de la IA. Al final de la historia, ella ha encontrado un trabajo en el que ha trabajado duro para ganar. Está cansada, pero contenta.

Sin embargo, luego se entera de que su trabajo ya no existe y que debe comenzar desde cero. En otra historia, Harari imagina cuáles podrían ser las consecuencias de la vida extendida. Se pregunta cómo sería la relación entre una madre de 200 años y su hijo de 170 años, se pregunta.

La humanidad debe buscar formas de disminuir el sufrimiento, en lugar de buscar un sentido a la vida.

Las personas poderosas usan el sufrimiento real para hacer que la gente crea en sus ficciones. La gente debería centrarse en el sufrimiento real. De esta manera, pueden contribuir a desacreditar las ficciones que crean falso sufrimiento.

La gente crea falso sufrimiento diciendo mentiras. Al mismo tiempo, las instituciones frecuentemente limitan la comprensión de las personas sobre el sufrimiento real. La filósofa Judith Butler sostiene que se percibe que aquellos a quienes los medios de comunicación representan como sufrimiento tienen vidas precarias, mientras que aquellos que no están representados en los medios de comunicación no son tomados en consideración en absoluto.

Pero también afirma que representar a las personas en los medios de comunicación no significa automáticamente que esas representaciones humanicen a las personas que están sufriendo. El sufrimiento se vuelve real cuando su representación es difícil y se revela como problemático.

or ejemplo, las fotos de la masacre de My Lai durante la guerra de Vietnam fueron efectivas debido a su naturaleza gráfica, pero también porque se suponía que no debían publicarse. Al insinuar un sufrimiento inaceptable que no se suponía que existiera, Las fotos perturbaron la representación de Estados Unidos de la guerra de Vietnam.

Los científicos deberían dedicarse a la meditación, como una forma de complementar la neurociencia.

Los científicos pueden explorar el cerebro, que es una red objetiva de mecanismos bioquímicos. Son difíciles de poner, sin embargo, para explorar la mente. Esto se debe a que la mente es un conjunto de sentimientos subjetivos que no pueden traducirse fácilmente en datos objetivos.

Con el fin de prevenir la absorción de los humanos por parte de AI en los pliegues de su red de datos, los humanos deberían hacer un esfuerzo serio para comprender la realidad de sus mentes.

En un artículo de 2009, Yuval Noah Harari explora el poder de la experiencia sobre la observación. Define testigos de carne y testigos oculares en el contexto de la guerra. Los testigos de carne son individuos que no comprometen la naturaleza altamente personal de su experiencia.

Abrazan el impacto sensorial completo de su experiencia. La única experiencia que se puede compartir de la guerra que pueden proporcionar es el hecho mismo de que sus juicios no pueden ser comunicados. Los testigos oculares, por otro lado, comparten sus experiencias al proporcionar observaciones objetivas que pueden ser registradas y utilizadas por terceros.

Dado que en la era actual de las redes sociales las personas se han convertido en testigos presenciales de sus experiencias, el paradigma de testigo presencial frente a testigo carnal es útil. Los seres humanos han olvidado que sus experiencias son indiscutibles de muchas maneras.

error: Alert: Contenido protegido !!