El libro de Jared Diamond «Armas, gérmenes y acero» desarrolla una hipótesis convincente sobre el origen de las civilizaciones del mundo. ¿Por qué son ricos los países desarrollados y pobres las tribus primitivas de Micronesia o Australia?

A esta pregunta, el profesor Diamond ha estado buscando una respuesta durante treinta años. En el libro, desacredita las teorías raciales sobre las ventajas antropológicas de los pueblos.

La faz del mundo moderno podría haber sido completamente diferente si las condiciones geográficas y ambientales hubieran sido diferentes, si no hubiera sido por las armas, los microbios y el acero. 

Utilizaron los recursos liberados para mejorar las tecnologías. Y luego de eso, se trasladaron a subyugar los territorios con la ayuda de armas y enfermedades, a lo que ellos mismos se adaptaron, pero los pueblos conquistados no.

Sobre el Autor

Jared Diamond es un biólogo evolutivo, biogeógrafo y fisiólogo estadounidense que trabaja en la intersección de la antropología, la biología, la lingüística, la historia y la genética. Miembro de la American Philosophical Society, American Academy of Arts and Sciences.

El famoso viajero, durante su investigación, visitó los rincones más remotos del planeta. Encuentra un idioma común con la misma facilidad con la comunidad científica y con los nativos de Guinea. Autor de una convincente hipótesis sobre el origen y desarrollo de los centros de la civilización humana.

Introducción

Ante ustedes está el trabajo del científico – biólogo, geógrafo y fisiólogo estadounidense Jared Diamond, único en cuanto al volumen de trabajo de investigación y la metodología empleada, que ha recibido reconocimiento mundial y una serie de premios internacionales.

A partir de los datos de la ciencia moderna y un enfoque interdisciplinario, el autor realiza un análisis exhaustivo de los factores geográficos, culturales, ambientales y tecnológicos que en determinadas etapas de la historia humana llevaron al dominio de unos pueblos sobre otros.

“Armas, gérmenes y acero” es una comprensión del proceso histórico durante el cual, en los trece mil años transcurridos desde el final de la última era glacial, personas de diferentes continentes han obtenido resultados completamente diferentes. Ya en el 3000 a. C. algunos pueblos de Eurasia y el norte de África tenían una cultura escrita, crearon estados centralizados, vivían en ciudades y procesaban metal, mientras que en otros continentes no se observó nada parecido.

Para los pueblos de América del Norte, América del Sur y África subsahariana, el proceso para lograr este nivel de desarrollo se prolongó durante cinco milenios, y la población indígena de Australia no pudo salir de la Edad de Piedra de forma independiente.

La tesis principal: las sociedades humanas han evolucionado de manera desigual en los diferentes continentes debido a la diferencia en las condiciones de vida, y no por la superioridad biológica de unos pueblos sobre otros.

Un punto de inflexión en la historia de la humanidad fue la transición de la caza y la recolección a la producción de alimentos (ganadería y agricultura), cuya distribución desigual provocó la divergencia de trayectorias de desarrollo.

La historia se divide en cuatro bloques temáticos.

1º: Las principales tendencias en el desarrollo de la humanidad en el período prehistórico.
2º: Vías de origen y difusión de la producción alimentaria.
3º: Una relación causal entre agricultura y desarrollo cultural.
4º: Ejemplos que ilustran los patrones identificados.

El libro no solo es de interés científico, sino también de valor práctico para los responsables políticos y empresariales. Ofrece su explicación de las razones de la estructura actual del mundo y proporciona claves para entender cómo se puede encaminar hacia un desarrollo más armónico y utilizar la experiencia de la historia humana para superar las dificultades que enfrentan hoy estados y empresas, pero que han sus raíces en las profundidades de los milenios …

1. La evolución de la especie humana: de la cuna común a las guerras coloniales

1.1. Los orígenes de la humanidad

Según las excavaciones arqueológicas, la división de la población de primates africanos en tres ramas, incluida la humana, se produjo hace unos 7 millones de años.

Hace unos 4 millones de años, aprendieron a caminar erguidos, y hace unos 2,5 millones de años tenían herramientas de piedra aunque sencillas.

Después de 5-6 millones de años de vivir en África, la gente comenzó a moverse hacia el sudeste asiático (hace 1 a 1,8 millones de años) y Europa (hace 500 mil años). En esta etapa, las personas aún no habian aparecido en Australia y Estados Unidos. No hay evidencia de que estos Homo sapiens tengan otros rasgos culturales además de la capacidad de usar el fuego.

Los neandertales, que habitaron Europa y Asia occidental hace unos 130-140 mil años, ya tenían un esqueleto cambiado y fueron los primeros en dejar una clara evidencia de la existencia de las costumbres. Sin embargo, sus herramientas de trabajo, así como las de los habitantes de África de hace cien mil años, que ya se parecían más al hombre moderno, siguieron siendo primitivas y sus habilidades de caza eran rudimentarias.

El punto de inflexión, el Gran Salto hacia adelante, después del cual ya podemos hablar sobre el comienzo de la historia humana, ocurrió hace unos 50 mil años. Las herramientas de piedra funcionales y las primeras joyas encontradas en los sitios de los pueblos antiguos en el este de África, así como en el Medio Oriente y el suroeste de Europa, atestiguan la evolución en el pensamiento del hombre fósil y su biología y psicología de pertenencia a lo moderno. especie de hombre.

El mismo período se caracteriza por la expansión del rango geográfico del hombre: la colonización de Australia y Nueva Guinea. Esto puede considerarse un hito histórico: tal colonización no habría sido posible sin los buques de mar y sigue siendo la evidencia más antigua conocida de su uso. En otras regiones, el desarrollo de la navegación comenzará solo 30 mil años después (región mediterránea).

El asentamiento activo de las regiones frías de Eurasia, incluida Siberia, asociado con el dominio de las tecnologías necesarias para sobrevivir en un clima frío, se refiere al período que comenzó hace 20 mil años. La primera colonización de América fue de hace 35 a 14 mil años (cultura Clovis).

Finalmente, a medida que se descubrieron personas, se establecieron las islas del mar Mediterráneo, las Indias Occidentales, las islas de Polinesia y Micronesia, Madagascar e Islandia. Alrededor del segundo milenio antes de Cristo los pueblos indígenas de América se extendieron por la parte superior del Ártico, después de lo cual solo las islas más lejanas de los océanos Atlántico e Índico (Azores y Seychelles) y la Antártida permanecieron deshabitadas.

Una evaluación del momento y las circunstancias del asentamiento de los continentes nos permite concluir que en el XI milenio antes de Cristo. ninguna sociedad humana en ninguno de los continentes poseía claras ventajas que pudieran predeterminar el ritmo más rápido de su desarrollo en comparación con el resto.

1.2. Experimentos de historia

La observación del proceso histórico nos permite identificar una serie de ejemplos en los que los signos de un evento o período de tiempo pueden extrapolarse a la historia de otros países y pueblos.

Uno de estos modelos de desarrollo histórico es la historia del asentamiento de tribus polinesias en las islas del Pacífico desde 1200 a. C. hasta hasta el año 500 d.C., lo que demuestra claramente cómo diferentes condiciones geográficas y naturales pueden afectar el desarrollo de un pueblo en particular.

En este caso, esta influencia es tan grande que una parte de este pueblo, después de cierto tiempo, pudo crear imperios, y la otra volvió a la etapa de cazadores-recolectores.

La historia de las tribus maorí y moriori ilustra lo anterior.

1.2.1 . A fines de 1835, un pequeño grupo de guerreros maoríes desembarcó en el archipiélago de Chatham, donde vivían los Moriori, y en poco tiempo destruyó a la mayoría de los habitantes que se negaron a convertirse en sus esclavos. Los líderes Moriori, al no tener armas propias, moralmente no preparados para la defensa, decidieron ofrecer a los invasores la resolución pacífica del conflicto dividiendo los recursos, pero ni siquiera tuvieron tiempo de comunicar su propuesta.

Menos de un milenio antes de los acontecimientos descritos, los maoríes y los moriori eran una sola tribu. Habiendo caído en las condiciones de la gran y cálida Isla Norte, teniendo la oportunidad de dominar la agricultura, aumentar la población y desarrollar tecnologías (hasta la metalurgia), los maoríes llegaron a un sistema político complejo; la enemistad constante con los vecinos formó el carácter belicoso del pueblo, y el asesinato se convirtió en una costumbre para ellos.

Moriori, originalmente también agricultores, se vieron obligados a volver a la caza y la recolección debido al clima frío de su isla. Incapaces de alimentar a una gran población y producir excedentes de alimentos, no pudieron proporcionar la existencia de especialistas que no se dedicaran a la caza: artesanos, soldados, funcionarios, líderes y, como resultado, desarrollar tecnologías agrícolas y militares.

Su número no superaba las 2.000 personas, y la posición aislada en el océano y la falta de la necesidad de una estructura organizativa rígida formaron la naturaleza pacífica de la población y el deseo de una resolución no violenta de los conflictos. Como era de esperar, cuando las dos tribus entraron en contacto, fueron los maoríes quienes tomaron medidas enérgicas contra los Moriori, no al revés.

Obviamente, las diferencias entre los pueblos de diferentes partes del mundo pueden ser aún más significativas. Un análisis de un gran número de enfrentamientos entre pueblos de diferentes continentes de esa época permite concluir que existe una combinación de factores propios de todos los enfrentamientos entre colonialistas e indígenas durante la colonización europea del Nuevo Mundo. Estos factores incluyen los siguientes.

A. Una mportante superioridad militar de los europeos (presencia de caballos, armas, espadas, armaduras, barcos y habilidades de navegación). El ejército del bando conquistado, por regla general, estaba formado exclusivamente por soldados de infantería armados con armas de piedra, bronce o madera.

B. Factor de epidemias y desunión de la población indígena.

EN.Organización política y redacción desarrollada. La organización política de los europeos proporcionó financiación, construcción y equipamiento para los barcos; el aparato político de los incas, atado a la figura del emperador, después de su muerte, simplemente se derrumbó. Gracias a la escritura, los europeos conocieron bien los viajes de Colón y la conquista de México por Cortés, lo que estimuló el inicio de nuevas conquistas.

Las limitadas ideas de la población indígena sobre el comportamiento humano y la cultura europea, así como el conocimiento sobre los éxitos previos de los españoles en la conquista de Centroamérica, no les permitieron prepararse adecuadamente para la invasión de extranjeros.

La combinación de estos factores excluyó la posibilidad de un desarrollo alternativo de los eventos: la colonización de Europa por los pueblos indígenas de América. La pregunta que tenemos que responder es por qué estas ventajas son espadas, fusiles, barcos, organización política, etc. – ¿apareció no entre los habitantes del Nuevo Mundo, sino entre los pueblos de Europa?

2. El surgimiento y difusión de la producción de alimentos

2.1. La agricultura como base de la evolución 

La «producción de alimentos», es decir, la domesticación de animales y plantas silvestres y su consumo, ha sido característica solo durante los últimos 11 mil años. Hasta entonces, la caza y la recolección eran los principales medios de obtención de alimentos. La velocidad y los métodos de transición variaron entre los diferentes pueblos, mientras que muchos, por ejemplo, los aborígenes de Australia, no dominaban la agricultura.

Con el desarrollo de la producción agrícola, la producción de calorías por unidad de superficie aumentó del 0,1 al 90%, lo que permitió alimentar entre 10 y 100 veces más personas en comparación con la caza y la recolección. Además de utilizarse como alimento, las plantas cultivadas se utilizaron como materia prima para la producción de ropa y artículos para el hogar. El ganado se convirtió en la principal fuente de carne, leche y fertilizantes, y su uso como fuerza de tiro aumentó la productividad.

Los caballos, burros, yaks, renos y camellos domesticados revolucionaron el desarrollo de la sociedad humana, convirtiéndose en el principal medio de transporte terrestre y transportando cargas pesadas a grandes distancias hasta la expansión de los ferrocarriles en el siglo XIX, además de proporcionar a los pueblos que los utilizan con una ventaja militar colosal.

La transición a la producción de alimentos ha resultado en:

  • estilo de vida sedentario (los cazadores-recolectores cambian regularmente de sitio);
  • un aumento en la densidad de población debido a una reducción en el intervalo entre el nacimiento de la descendencia de 4 (como en los cazadores-recolectores) a 2 años y la capacidad de alimentarla;
  • almacenamiento de excedentes de alimentos, lo que permitió mantener artesanos profesionales, guerreros, líderes, etc. (con raras excepciones, tales personas estaban ausentes en sociedades igualitarias de cazadores-recolectores);
  • la formación de una organización política superior a una comunidad o tribu; la transición a jefaturas y monarquías, cuya compleja organización hizo posible gestionar con mayor eficacia los recursos y librar guerras de conquista.

2.2. El auge de la agricultura 

El surgimiento y desarrollo de la producción agrícola en diferentes partes del mundo fue desigual. En varias regiones grandes del mundo, su ocurrencia fue imposible debido a razones ambientales que lo complican hasta el día de hoy (las regiones árticas y el suroeste de América del Norte, el Ártico euroasiático, los desiertos de Australia Central).

Por otro lado, incluso en las regiones amigables con el medio ambiente que hoy son los principales centros agrícolas del mundo, la producción de alimentos no surgió hasta el inicio de la era moderna (California y otros estados del Pacífico de Estados Unidos, Pampa Argentina, suroeste y sureste de Australia y la mayor parte del área del Cabo de Sudáfrica).

Muchas de las zonas donde se originó la agricultura, por el contrario, hoy no solo han dejado de ser graneros tradicionales, sino que también presentan signos de decadencia ecológica (Irak, Irán, México, Andes, varias regiones de China, el Sahel africano).

La agricultura se originó independientemente en las siguientes regiones del mundo: Sudoeste de Asia (Oriente Medio o Creciente Fértil); China; Mesoamérica (centro y sur de México y partes adyacentes de Centroamérica); los Andes sudamericanos, posiblemente junto con la cercana cuenca del Amazonas; al este de los actuales Estados Unidos, el Sahel africano, África occidental tropical, Etiopía y Nueva Guinea.

Además, la expansión de la agricultura se llevó a cabo mediante préstamos o mediante la invasión de tribus agrarias, que trajeron consigo al grupo primario de domesticados.

En el segundo caso, la importación de domésticos fue acompañada por el desplazamiento de la población local, que, al parecer, tuvo lugar varias veces en la era prehistórica (por ejemplo, durante la expansión austronesia en Filipinas e Indonesia, la expansión de los bantúes). personas en África subecuatorial, etc.).

Aquellos pueblos que llegaron antes a la producción de alimentos empezaron antes que otros y se dirigieron hacia las armas, los microbios y el acero. Esta naciente desigualdad marcó el comienzo de una larga serie de conflictos entre ricos y pobres en la historia mundial.

2.3. Elegir un camino de desarrollo

Es posible que los cazadores-recolectores y los pastores-agricultores no tengan una división clara en estilos de vida nómadas y sedentarios. Muchos cazadores-recolectores, como los de la costa del Pacífico de América del Norte y el sureste de Australia, no eran nómadas y muchos, una vez asentados, no se dedicaban a la producción de alimentos. En Palestina, en la costa peruana, en Japón, los cazadores-recolectores se establecieron mucho antes del surgimiento de su agricultura.

Por el contrario, los productores de alimentos incluían personas nómadas como los indios apaches del sureste de los Estados Unidos, algunos nómadas modernos de Nueva Guinea y muchos de los pastores de África y Asia.

Varias tribus de cazadores-recolectores de Nueva Guinea están aumentando la producción de palmas sagú y pandanus de montaña sin domesticarlas. Los aborígenes de Australia, que nunca aprendieron a cultivar ñame y semillas, regularon la cobertura vegetal con fuego, promoviendo el crecimiento de semillas comestibles.

Cinco factores principales contribuyeron a la transición a la agricultura:

  • acceso reducido a los recursos alimentarios de la vida silvestre;
  • un aumento en el número de plantas fácilmente domesticables (incluso debido al cambio climático);
  • desarrollo de tecnologías para recolectar, procesar y almacenar alimentos extraídos;
  • un aumento en la densidad de la población humana;
  • la contigüidad de los hábitats de agricultores y cazadores-recolectores, por lo que los primeros, debido a su gran número, expulsaron a los segundos.

La agricultura evolucionó lentamente y por etapas, en algunos casos la transición tomó milenios. Para los primeros agricultores, la elección entre un estilo de vida productivo y la caza y la recolección era a menudo inconsciente.

En las primeras etapas, la gente combinó ambos modos de producción para optimizar su trabajo, y gradualmente los diferentes tipos de recolección se desvanecieron en un segundo plano.

En la mayoría de las áreas del mundo aptas para la agricultura, los cazadores-recolectores han sido desplazados o han pasado a la producción de alimentos ellos mismos. Las excepciones fueron áreas con barreras geográficas o ecológicas que obstaculizaban la penetración de sociedades agrícolas o la difusión de tecnologías apropiadas, así como áreas desfavorables para la agricultura en general.

2.4. Cultivo de plantas 

El cultivo de plantas silvestres también fue inicialmente inconsciente. Al elegir intuitivamente las frutas más grandes y deliciosas y tirar las partes no comestibles (semillas), una persona contribuyó sin saberlo a la reproducción de las mejores variedades. A medida que se descubrieron las propiedades y métodos de propagación de las plantas, el proceso de su domesticación se hizo más consciente.

Por regla general, los primeros en ser domesticados fueron los cereales y legumbres de alto rendimiento, luego los frutales y nogales y, finalmente, los más difíciles de cultivar los manzanos, perales, ciruelos y cerezos. En el último turno, las malas hierbas domesticadas fueron centeno, avena, nabos, rábanos, remolachas, puerros, lechugas.

La domesticación de plantas fue desigual, pero en la época del Imperio Romano, casi todos los cultivos principales de hoy ya se cultivaban en alguna parte del mundo. Sin embargo, muchas plantas silvestres nutritivas nunca sucumbieron a la domesticación (la derrota más sorprendente es el roble).

Para comprender por qué la agricultura no surgió por sí sola en una serie de áreas fértiles y climáticamente favorables (por ejemplo, en California, Europa, Australia subtropical o África subecuatorial), puede estudiar las condiciones para el surgimiento de la producción de alimentos en tres regiones: el Creciente Fértil, Nueva Guinea y en el este de los actuales Estados Unidos.

Si en la región del Creciente Fértil coincidían todas las condiciones para la domesticación de las plantas silvestres disponibles allí y no había necesidad de esperar ayuda externa, el complejo agrícola de Nueva Guinea y el este de América del Norte resultó ineficaz incluso en condiciones climáticas y favorables. condiciones naturales y no podría garantizar el desarrollo a gran escala sin ayuda externa.

Obviamente, la falta de animales y plantas aptas para la domesticación jugó un papel importante en esto. No hay razón para creer que la población indígena podría haber pasado por alto cultivos potencialmente valiosos si incluso los científicos modernos no hubieran tenido éxito en la búsqueda.

Es indicativa la rápida adaptación de los cultivos más productivos a disposición de la población local y la intensificación asociada de la agricultura y el crecimiento demográfico. Extrapolando, podemos asumir que en esos lugares donde la auto-agricultura no apareció en absoluto, había incluso menos especies disponibles para la domesticación.

Por lo tanto, el rezago de la agricultura de Nueva Guinea y América del Este no se asoció con las características de los pueblos de estas regiones, pero se explica completamente por las características específicas de la geografía, la flora y la fauna de las dos regiones.

2.4. Domesticación de animales salvajes

La desigual distribución de las especies silvestres en el mundo – los antepasados de los animales domésticos – se ha convertido en uno de los factores más importantes por lo que fueron los euroasiáticos, y no los habitantes de otros continentes, quienes ingresaron a la era moderna con armas de fuego, microbios y acero.

La composición de especies más extensa de grandes mamíferos terrestres se concentra en Eurasia, que tiene territorios importantes y una variedad de hábitats. Si alguna especie herbívora u omnívora que pese más de 45 kg se considera «candidata para la domesticación», hay 72 de esas especies en Eurasia y 51 en el África subsahariana.

En las Américas, la mayoría de las especies de grandes mamíferos teóricamente aptas para la domesticación se extinguieron hace unos 13 mil años. Australia nunca ha tenido una diversidad de especies comparable a la euroasiática, africana o americana. Pero incluso sus pocos «candidatos a la domesticación», con la excepción del gran canguro rojo, también se extinguieron durante el período de asentamiento humano del continente.

La proporción más alta de especies candidatas y domesticadas con éxito, nuevamente, se observa en Eurasia (18%); no hay especies domesticadas en el África subsahariana. Un gran número de especies africanas y americanas permanecieron en estado salvaje, análogos de las cuales fueron domesticadas con éxito en Eurasia (por ejemplo, caballos euroasiáticos, pero no cebras africanas; cerdos euroasiáticos, pero no panaderos estadounidenses o cerdos salvajes africanos, etc.). Al igual que en el caso de las plantas, tan pronto como la gente tuvo la oportunidad de pedir prestadas especies ya domesticadas, comenzó su cultivo activo.

Estos y otros factores son la tendencia humana universal a tener mascotas, la alta tasa de domesticación inicial de todos los grandes mamíferos (después del 2500 a.C. no hubo adiciones significativas), casos independientes de domesticación repetida de la misma especie en diferentes partes del mundo, así como los insignificantes éxitos de la cría moderna indican que la razón por la que una gran cantidad de animales no fueron domesticados en otros continentes, a excepción de Eurasia, no radica en la falta de deseo o habilidad de las personas, sino en la inadecuación de la fauna local. para la domesticación.

2.6. Las razones de la desigual distribución de la producción agrícola 

La expansión de la producción de alimentos de las regiones donde se originó de forma independiente tuvo lugar en las siguientes áreas:

– desde el suroeste de Asia a Europa, Egipto y África del Norte, Etiopía, Asia Central y el Valle del Indo;
– desde el Sahel y África Occidental hasta África Oriental y Sudáfrica; desde China hasta el sudeste asiático tropical, Filipinas, Indonesia, Corea y Japón;
– desde Mesoamérica hasta Norteamérica.

El principal factor que influyó en la velocidad y el grado de adaptación de la agricultura y el pastoreo en nuevas regiones fue la orientación geográfica de los continentes. América y África están orientadas principalmente «verticalmente», a lo largo del eje «norte-sur», ya que su longitud de norte a sur excede la extensión de este a oeste. Eurasia está orientada «horizontalmente» a lo largo del eje principal «este-oeste».

En vista de esta característica, además de las barreras ecológicas y paisajísticas, la expansión de la agricultura en diferentes latitudes de los continentes americano y africano resultó ser más difícil que en Eurasia, a pesar de las distancias relativamente cortas.

Los mismos desafíos se aplican a la difusión de otras tecnologías e innovaciones, como las ruedas, la escritura, la metalurgia, la producción lechera, la fruticultura, la elaboración de cerveza y la vinificación.

3. De la producción de alimentos a las armas, los gérmenes y el acero 

3.1. Evolución de microorganismos

Las enfermedades infecciosas han acompañado a la humanidad durante miles de años. Todos ellos (viruela, influenza, paludismo, peste, sarampión, cólera, etc.) son de origen animal y su transformación en virus humanos está obligada al surgimiento de la ganadería y la agricultura hace 10 mil años y al establecimiento de estrechos contactos entre humanos y animales.

Las epidemias eran características de las sociedades sedentarias y densamente pobladas de agricultores y pastores («enfermedades de hacinamiento»). Por el contrario, la probabilidad de que la infección se propague entre las pequeñas comunidades de cazadores-recolectores era baja debido a la frecuente reubicación y al reducido número de personas. Esto privó a los pueblos nómadas tanto de inmunidad a infecciones de origen animal como de armas contra conquistadores del mundo exterior.

Con el desarrollo de las ciudades, y luego las rutas comerciales mundiales, las enfermedades del hacinamiento se desarrollaron aún más. Cuando floreció el Imperio Romano, abrieron el camino a Europa, Asia y África del Norte, y comenzaron a determinar el resultado de las guerras e influir en la vida de naciones enteras.

Los microbios euroasiáticos desempeñaron un papel clave en el exterminio de los pueblos indígenas no solo de América, sino también de los habitantes de las islas del Pacífico, los aborígenes de Australia y los pueblos khoisan de Sudáfrica. La mortalidad en el primer contacto con patógenos euroasiáticos osciló entre el 50 y el 100%.

Al mismo tiempo, los patógenos no actuaron exclusivamente del lado de los europeos. Si el Nuevo Mundo y Australia no tenían sus propias enfermedades epidémicas (lo cual se debe al bajo número de animales domésticos en comparación con Eurasia), entonces estaban en Asia tropical, África, Indonesia y Nueva Guinea.

En particular, el paludismo en las zonas ecuatoriales y subecuatoriales del Viejo Mundo, el cólera en el sudeste asiático y la fiebre amarilla en África fueron las principales razones de la desaceleración de la tasa de colonización de los trópicos por parte de los europeos.

3.2. El surgimiento de la escritura

Otro resultado importante de la transición a la agricultura es la creación de la escritura. El surgimiento independiente de la escritura es un fenómeno poco común característico de los centros de producción de alimentos, ya que fue allí donde aparecieron los requisitos previos necesarios: una serie de instituciones, estratificación social y una estructura política centralizada.

La escritura temprana se utilizó para la contabilidad económica y administrativa o la propaganda monárquica, y sus portadores eran escribas profesionales, cuyo sustento se sostenía con el suministro de alimentos.

Se sabe con certeza sobre la aparición independiente de la escritura cuneiforme sumeria a finales del IV milenio antes de Cristo. y escritura de los indios de Centroamérica en el 600 a. C. Según informes no confirmados, los sistemas de escritura chino (1300 a. C.) y egipcio (3000 a. C.) surgieron de forma independiente. Los requisitos previos para la creación de la escritura también se encontraban entre las antiguas sociedades indias, cretenses y etíopes.

La escritura nunca apareció entre los cazadores-recolectores debido a su falta de aplicación práctica. Al mismo tiempo, hay casos de existencia no escrita de sociedades agrícolas complejas: el estado inca en 1520, el proto-imperio marítimo de Tonga, el estado hawaiano a finales del siglo XVIII, etc.

Antes de la expansión del Islam y las campañas coloniales europeas, no había escritura en Australia, ni en las Islas del Pacífico, ni en el África subecuatorial, ni en el Nuevo Mundo (excepto en una pequeña parte de Mesoamérica). La distribución se vio obstaculizada por la complejidad, la falta de integridad y la ambigüedad de los primeros sistemas de escritura, así como la distancia geográfica de los centros de origen, incluidas las barreras ambientales y de agua.

La difusión de la escritura tuvo lugar o bien mediante «calco», es decir, copiando el modelo terminado en todos sus detalles, o mediante «difusión de ideas», lo que implica el refinamiento de la idea. Al mismo tiempo, la escritura siempre ha sido un factor de poder adicional, permitiendo una transferencia más precisa y completa de conocimientos, información y órdenes.

La escritura fue vista como otra arma de conquista, junto con las armas, las enfermedades y una organización política centralizada.

3.3. Desarrollo tecnológico

La brecha tecnológica entre sociedades puede explicarse por la aparición accidental de genios o por el grado de susceptibilidad de la sociedad a lo nuevo en su conjunto.

Las invenciones pueden aparecer como respuesta a la necesidad insatisfecha de la sociedad de resolver problemas urgentes, pero el éxito de los inventores depende únicamente de la disponibilidad de la sociedad para aplicar sus ideas en la práctica.

La preparación de la sociedad para nuevos productos está determinada por el valor económico relativo de la nueva tecnología, la ausencia de conflicto con el sistema de intereses existente y la capacidad de estar convencido de sus ventajas.

Al mismo tiempo, la receptividad, la innovación y la apertura a cosas nuevas, dependiendo de una serie de factores socioeconómicos y de cosmovisión, pueden cambiar tanto dentro de una sociedad como de una sociedad a otra y no son un rasgo característico de una sociedad o continente en particular.

Con respecto a la tecnología tanto moderna como antigua, se pueden sacar dos conclusiones principales: las tecnologías se desarrollan no a saltos separados, sino gradualmente; al mismo tiempo, no se crean con la expectativa de satisfacer una necesidad prevista, sino que encuentran su uso principalmente después de su nacimiento.

Hay dos hitos importantes en la historia del desarrollo tecnológico.

1. «El gran salto adelante»: la formación de la función del habla y el pensamiento, gracias a la cual aparecieron nuevos tipos y formas de herramientas.
2. El segundo salto es el resultado de la transición a la vida sedentaria y el desarrollo de la agricultura, que generó especializaciones económicas.

Algunos inventos fueron una extensión natural del contacto con la naturaleza y podrían haber sido inventados en diferentes lugares en diferentes épocas (alfarería, cerámica). La situación fue más difícil con la invención de la rueda del molino, la brújula: se inventaron solo una o dos veces en el Viejo Mundo y nunca en el Nuevo.

El desarrollo de la tecnología ocurre más rápidamente en regiones grandes y fértiles con grandes poblaciones, donde hay un número suficiente de inventores potenciales y sociedades competidoras. La difusión de la tecnología se produce tanto mediante el préstamo directo como mediante la difusión cultural. Ambas opciones dependen de la ubicación geográfica y los obstáculos naturales.

Las variaciones en los factores anteriores han dado lugar a diferencias en el desarrollo tecnológico de los continentes. A medida que se desarrolló la tecnología, esta brecha se amplió, por lo que la ya considerable ventaja inicial de Eurasia en 1492 se convirtió en un liderazgo absoluto, y todo esto fue el resultado de sus características geográficas, y no de la superioridad intelectual de sus habitantes.

Junto con los microbios, la escritura y la tecnología, el tándem del estado y la religión actuó como otro instrumento de conquista.

3.4. Estado y religiones

La clasificación más simple de las sociedades humanas es la división en comunidades, tribus, jefaturas y estados. Se diferencian en la escala y el desarrollo de las instituciones políticas, económicas y sociales que operan en ellos.

A medida que las tareas que enfrenta la sociedad se vuelven más complejas y la población crece, la organización comunal o tribal resulta no funcional y la sociedad pasa a una nueva etapa de desarrollo. A nivel de jefaturas, aparece un líder con el monopolio de la información, la toma de decisiones y el uso de la fuerza, y se forma un sistema de redistribución de recursos. En esta etapa, aparece por primera vez el problema del abuso de poder y recursos para beneficio personal.

En los estados, estas tendencias aumentan, el aparato administrativo se expande, la especialización económica se profundiza y la resolución de los conflictos internos se da en el marco de la ley, los procesos judiciales y el sistema de aplicación de la ley. Aquellos que han tomado posesión del poder central fortalecen gradualmente su posición y forman la élite.

La élite casi inevitablemente establece un sistema de redistribución de recursos de tal manera que, por un lado, pacifique a la gente común, brindándoles servicios que no pueden pagar por sí mismos y, por otro lado, para canalizar riqueza pública en los bolsillos de las clases altas. La diferencia entre los buenos gobernantes y los cleptócratas es solo la cantidad de recursos distribuidos a su favor.

Otra forma de mantener el apoyo popular, al que recurren los cleptócratas, es crear una ideología o religión que justifique la acción militar, la distribución desigual de la riqueza, frene el derramamiento de sangre dentro de la sociedad y fomente un sentido de patriotismo y autosacrificio entre la gente por el éxito de las conquistas externas.

Al aceptar un cierto porcentaje de los muertos en guerras, la sociedad fortaleció su capacidad para conquistar y repeler ataques. Entonces, junto con los microbios, la escritura y la tecnología, el tándem del estado y la religión actuó como otro instrumento de conquista.

4. La vuelta al mundo en cinco capítulos

Para ilustrar los patrones identificados, resumiremos los hechos clave utilizando el ejemplo de las principales regiones del mundo y analizaremos la relación de sus características geográficas con el curso de su desarrollo histórico y, en particular, con el nivel de preparación de su población. para resistir a los conquistadores externos.

4.1. Australia y Nueva Guinea

El clima subecuatorial de Australia, las regiones áridas y la falta de animales y plantas adecuados para la domesticación han impedido que los australianos indígenas pasen de la recolección y la caza a la agricultura y el pastoreo.

La falta de agricultura llevó al lento ritmo de desarrollo de la población local: su número permaneció bajo y el estilo de vida nómada de cazadores-recolectores fue la respuesta más adecuada a las condiciones ambientales. La segregación social y económica no se produjo, el sistema político no se complicó, el desarrollo de la escritura y la tecnología también se excluyó.

Australia es el continente que menos innovaciones ha acumulado en los últimos 13 mil años

Nueva Guinea, el vecino más cercano y parte del continente australiano en el pasado, pudo pasar a una agricultura eficiente, aunque las limitaciones al desarrollo siguieron siendo importantes allí. Había escasez de área en la isla, lo que no permitía mantener una alta densidad de población y desarrollar la agricultura tanto como fuera posible, y no podía surgir un intercambio de alimentos en toda regla entre los habitantes.

La población no superó el millón de personas, lo que frenó el desarrollo de tecnologías complejas, escritura y sistemas políticos. El terreno impenetrable y los frecuentes conflictos militares han sido una de las principales causas de fragmentación lingüística, cultural y política.

El nivel de desarrollo de Nueva Guinea y sus características naturales que complican la adaptación de métodos de manejo exóticos, así como las infecciones endémicas, han llevado a un bajo nivel de colonización de la isla.

En Australia, sin embargo, no se presentaron enfermedades infecciosas graves, y el clima y el relieve eran más adecuados para los europeos con sus métodos de cultivo. Por lo tanto, Australia, el continente que ha acumulado la menor cantidad de innovaciones en los últimos 13 mil años, no pudo resistir la expansión externa, que finalmente llevó a una reducción de la población indígena en un 80%.

El inicio temprano y las ventajas geográficas hicieron de China una potencia tecnológica líder en el mundo medieval

4.2. China

China fue uno de los primeros centros del mundo para la domesticación de plantas y animales, con un clima más húmedo y una ecología más sostenible en comparación con la región del Creciente Fértil. La agricultura en los valles de los grandes ríos chinos contribuyó al temprano surgimiento de estados tradicionalmente propensos a la expansión, por lo que la feroz rivalidad entre jefaturas estimuló la consolidación y la centralización.

Las diferencias ecológicas entre el norte y el sur del país, así como las tierras bajas de la costa y las tierras altas del interior de cada cinturón latitudinal de China, han dado lugar a una variedad de especies aptas para la domesticación. Había al menos dos centros independientes de domesticación de plantas, el norte y el sur, que estaban unidos debido a un sistema de canales y un intercambio activo de alimentos y tecnologías. China todavía posee un territorio fértil capaz de alimentar a una gran población.

Los domesticados occidentales de trigo y cebada, una vaca, un caballo, una oveja y una cabra desempeñaron un papel importante en la economía de la antigua China, que se intercambiaron activamente debido a la orientación «horizontal» de Eurasia. El mismo intercambio tuvo lugar dentro del país entre regiones con diferentes condiciones naturales. Debido a la ausencia de obstáculos insuperables en el territorio de China y su tamaño mediano, su gradiente latitudinal representó una barrera disuasoria menos grave para las plantas cultivadas que en América o África.

Gracias a su inicio temprano y sus ventajas geográficas, China se convirtió en la principal potencia tecnológica del mundo medieval. En su cuenta había una larga lista de descubrimientos históricamente importantes: fundición de hierro, brújula, pólvora, papel, imprenta, etc. Habiendo logrado la consolidación política en el 221 a. C., China pudo mantener su unidad hasta el día de hoy.

La consolidación requirió la unificación radical de muchas sociedades dispares y condujo al asentamiento secundario del sudeste asiático tropical, y tuvo un impacto significativo en sus vecinos: Japón, Corea e India. Entonces, China, habiendo creado el estado más grande del mundo y controlando el espacio marítimo más extenso, se convirtió en colonizador.

4.3. Eurasia y América del Norte y del Sur

Eurasia es el continente más grande con el mayor número de sociedades en competencia. Dos de sus regiones fueron las primeras en el mundo en cambiar a la producción de alimentos (el Creciente Fértil y China), y la orientación este-oeste del continente, así como la ausencia de barreras ambientales formidables, crearon las condiciones para la rápida propagación de cultivos, ganadería y tecnología.

Eurasia se convirtió en el primer continente en el que el progreso tecnológico entró en una fase posterior a la aceleración del Pleistoceno y condujo a la acumulación del más extenso arsenal de tecnologías.

Cuando comenzó la expansión europea, las sociedades de Eurasia tenían ventajas significativas sobre las sociedades de América.

América del Norte y del Sur es la segunda extensión territorial más grande del planeta, fragmentada geográfica y ecológicamente por el Istmo de Panamá, selva tropical y desierto, que en la antigüedad se convirtió en una barrera entre las sociedades desarrolladas de Mesoamérica y América del Norte.

Los Andes, la Amazonia, Mesoamérica y el este de los Estados Unidos fueron los focos de producción de alimentos. La orientación «vertical» del continente dificultaba la difusión cultural; lo que fue eficaz en algunas latitudes no arraigó en otras. Esto afectó la difusión tanto de animales como de plantas, así como la tecnología y la escritura.

En las Américas, las posibilidades de domesticación de la fauna local eran muy limitadas, por lo que no había una competencia pronunciada entre la caza y la agricultura. Lo mismo se aplica a la flora local, por lo que el inicio de la domesticación de plantas en la América precolombina (alrededor de 3000-2500 aC) y asentamientos sedentarios permanentes generalizados en Mesoamérica, los Andes y el este de los Estados Unidos (1800-500 aC).) estaban separados por al menos uno y medio a dos mil años.

Por lo tanto, cuando comenzó la expansión europea, las sociedades de Eurasia tenían ventajas significativas sobre las sociedades de América: en producción de alimentos, tecnología (incluida la militar), organización política y redacción, que se convirtió en el factor principal que determinó el resultado de los enfrentamientos. en la era poscolombina.

4.4. Expansión austronesia

El auge de la agricultura en China desencadenó tres grandes migraciones que remodelaron regiones de Australia, Nueva Guinea, el este de Asia continental y las islas del Pacífico. La primera migración tuvo lugar en China y sentó las bases del estado chino.

El segundo, la migración de agricultores de origen del sur de China, provocó el desplazamiento de cazadores-recolectores del territorio de casi todo el sudeste asiático tropical continental. La tercera, la llamada expansión austronesia, es la migración de agricultores del territorio de la China moderna (cultura Lapita) a las islas del Pacífico, desplazando a los cazadores-recolectores indígenas de Filipinas e Indonesia (1600 aC – 1400). Hoy, el área total de los pueblos austronesios cubre la mitad de la superficie del planeta, desde Madagascar hasta la Isla de Pascua.

A diferencia de Australia y América, Asia oriental y las islas del Pacífico todavía están habitadas predominantemente por pueblos indígenas

Un rasgo característico de la expansión fue el desplazamiento casi completo de sus habitantes originales de los territorios ocupados. El éxito se debe a la superioridad de los conquistadores agrarios sobre las sociedades cazadoras y recolectoras. Es significativo que el avance de los conquistadores se ralentizó en regiones con agricultura y ganadería desarrolladas.

Entonces, no lograron avanzar mucho en el territorio de Nueva Guinea y el sudeste asiático tropical, donde los nativos que conocían la agricultura pudieron defender sus territorios.

Así, cien años antes de la llegada de los colonialistas europeos, todos los lugares habitables ya estaban habitados por asiáticos. Las ventajas que poseían los europeos les permitieron por cierto tiempo establecer el dominio colonial sobre casi todo el territorio del sudeste asiático tropical y las islas del Pacífico, sin embargo, las infecciones locales y un alto nivel de desarrollo de la población agraria impidieron la colonización a largo plazo.

Hoy en día, existen grandes poblaciones europeas solo en Nueva Zelanda, Nueva Caledonia y Hawai, donde las condiciones climáticas se parecen más al clima templado europeo. A diferencia de Australia y América, Asia oriental y las islas del Pacífico todavía están habitadas predominantemente por pueblos indígenas.

4.5. África

África, el tercer continente más grande, se caracteriza por una orientación norte-sur, desiertos, bosques tropicales y montañas ecuatoriales. Todo esto jugó un papel negativo en la difusión de la cría de ganado y la agricultura y las tecnologías tanto dentro de África como en el proceso de intercambio mutuo con Eurasia.

La historia de la expansión colonial europea en África recuerda la historia de la colonización de América, ya que en ambos casos operaron mecanismos similares, pero no surgieron asentamientos europeos a largo plazo en África, excepto en su parte sur. La expansión hacia el interior es decisiva para la historia africana, por ejemplo, la expansión de los antiguos agrarios bantúes desde la sabana continental de África Occidental hacia el sur hasta las costas del Océano Índico (alrededor del 3000 aC). El éxito de su promoción también está asociado a condiciones geográficas favorables,

La mayoría de los animales domésticos entraron en África como domesticados externos; los grandes animales salvajes de África no son aptos para la domesticación.

También hubo escasez de especies vegetales. Algunas culturas tradicionales se domesticaron en la región del Sahel, Etiopía y África occidental, pero hubo muy pocas de ellas. No se ha cultivado ni una sola planta al sur del ecuador. Por estas razones, y también por la escasez de tierras aptas para la agricultura, la agricultura y el pastoreo en África ha surgido con un retraso de varios milenios en comparación con la región del Creciente Fértil.

El hecho de que África fuera la cuna de la humanidad no la ayudó a superar a otros continentes en desarrollo.

Dado que, en igualdad de condiciones, la superioridad en área y población conduce a la superioridad en el número de sociedades e invenciones en competencia, parece obvio que la ventaja estaba del lado de Eurasia, que predeterminó el resultado de la expansión euroasiática.

El hecho de que África fuera la cuna de la humanidad, que se distinguiera por una variedad de zonas climáticas y hábitats, así como por la mayor composición genética y lingüística, no ayudó a que superara a otros continentes en desarrollo.

Conclusiones

Un análisis de las relaciones causales de la transición a la agricultura y la ganadería a todos los demás factores que llevaron a la formación de la desigualdad entre continentes demuestra que las sociedades humanas se han desarrollado de manera diferente en diferentes continentes, no por la diferencia biológica entre ellos, sino debido a diferencias en el hábitat.

El papel clave en la formación de esta desigualdad lo juega la distribución desigual de especies aptas para la domesticación en la composición de la flora y fauna silvestres de la región de residencia de un pueblo en particular.

La domesticación de animales y plantas hace posible la transición de la recolección a la agricultura, de cuyo desarrollo dependen todos los demás factores: el crecimiento de la población, el surgimiento de artesanos, guerreros y funcionarios, la complicación de la organización política y el desarrollo de la tecnología.

La difusión cultural, la migración y la distribución de las plantas cultivadas y el ganado permiten compensar la ausencia de las condiciones favorables iniciales. En consecuencia, los factores que influyen en la velocidad de esta difusión tanto dentro de los continentes individuales como entre continentes son de gran importancia.

Finalmente, el tamaño del territorio y la población total determina el número de inventores potenciales y nuevas tecnologías y, lo más importante, sociedades competidoras que tienen incentivos para un mayor desarrollo. Las sociedades rezagadas a este respecto pueden no resistir la competencia y desaparecer.

Así, la ventaja inicial la obtuvieron los pueblos que tuvieron la suerte de encontrarse en las condiciones más favorables y de ser los primeros en emprender el camino que conduce a las armas, los microbios y el acero.

La posición dominante que ocuparon en la antigüedad la mantienen estos países en la actualidad. Aquellos estados que hoy por primera vez adquieren la condición de potencias influyentes, así como países con alto PNB per cápita, pertenecen a las regiones hace miles de años incluidas en la órbita de influencia de los primeros centros agrarios o repobladas por personas. de dichos centros (China, Japón, Corea del Sur, Malasia, países europeos, EE.UU., Brasil).

Por el contrario, la perspectiva de liderazgo mundial para el África subsahariana, los aborígenes australianos o los nativos americanos sigue siendo ilusoria.

Los patrones identificados en este libro no solo permiten comprender el pasado, sino que, al encontrar su confirmación en la política y la economía de nuestros días, son de importancia práctica en el presente, ya que brindan las claves para la resolución de problemas, comprobados a lo largo de milenios. En este sentido, las principales consideraciones se pueden presentar de la siguiente manera.

1. Las sociedades humanas se encuentran en un estado de competencia, lo que lleva a la absorción de unas sociedades por otras, lo que obliga a buscar vías de progreso y desarrollo.

2. Se deben ahorrar recursos, ya que el agotamiento de los recursos puede llevar a la pérdida del liderazgo a pesar de todos los beneficios iniciales.

3. Es necesario mantener un equilibrio entre consolidación y fragmentación, control y libertad de acción en la generación e implementación de ideas originales. Esta es la principal condición para el desarrollo de la innovación y el logro de la máxima competitividad y se aplica tanto a los estados como a las empresas, como lo demuestran los casos de éxito y fracaso.

La excesiva consolidación política de China se ha convertido más de una vez en un factor que obstaculizó su desarrollo, mientras que la fragmentación y la competencia en el continente europeo empujaba a sus representantes a la búsqueda, la innovación y el descubrimiento; Microsoft, formada por pequeñas unidades semiautónomas que operan con un alto grado de libertad y compiten entre sí, se ha convertido en un líder mundial, mientras que IBM, que se ha embarcado en un camino de creciente centralización, ha perdido su liderazgo.

Dicho esto, la fragmentación excesiva también puede ser perjudicial: numerosas cervecerías alemanas sirven principalmente al consumidor local, lo que los protege de la competencia y no contribuye a la eficiencia; lo mismo puede decirse, por ejemplo, de las empresas de la industria alimentaria japonesa.

4. Es importante comprender las relaciones causales en virtud de las cuales las sociedades antiguas se convirtieron en estados agrarios, que luego se convirtieron en líderes mundiales de hoy.

Conociendo estos mecanismos, la humanidad puede concentrarse en eliminar los factores que impiden el fin de la pobreza e introducir en los países pobres lo que otros deben su riqueza, incluidas las instituciones eficaces necesarias para el ascenso más rápido en la escalera del desarrollo humano