El auge de los robots: La tecnología y la amenaza de un futuro sin empleo – Resúmen y notas

El auge de los robots: La tecnología y la amenaza de un futuro sin empleo (2015) por Martin Ford describe las formas en que la automatización y los rápidos avances tecnológicos están configurando la economía global, así como las profundas consecuencias que estos cambios tecnológicos tendrán para los futuros trabajadores.

El papel de la tecnología en la producción ha evolucionado.

Ya no es un mero medio de aumentar la productividad de los trabajadores humanos, la tecnología ha desarrollado métodos para reemplazar completamente a los trabajadores.

Este cambio, que se desarrolla a velocidades vertiginosas, presenta implicaciones significativas en todas las industrias.

Aunque los trabajadores poco calificados han sido tradicionalmente los más vulnerables a la automatización, los trabajos de cuello blanco estarán cada vez más en peligro a medida que los sistemas informáticos asumen tareas más complejas.

Las máquinas no solo completarán tareas rutinarias y repetitivas, sino que las harán de manera más eficiente. Las máquinas podrán guiar y completar proyectos que requieren habilidades cognitivas complejas.

Los avances en algoritmos, sistemas de auto-diseño y bioingeniería han hecho que estos cambios sean casi inevitables.

La tecnología digital no es solo otro avance en la producción, como la línea de ensamblaje o la desmotadora de algodón, sino un desarrollo único en los negocios.

La tecnología digital influye cada vez más en cómo se producen los bienes, cómo se prestan los servicios y cómo se consumen los productos.

Si bien la tecnología de la información ha acumulado algunos beneficios para la sociedad, también ha sido un motor principal de la creciente brecha en la desigualdad.

Millones de trabajadores ya han perdido sus empleos debido a la automatización o la deslocalización, que es acelerada por la tecnología.

Gran parte de la nueva riqueza desde el boom de las punto-com ha sido generada por un número relativamente pequeño de ejecutivos de élite en compañías que son capaces de acumular grandes ganancias al contratar significativamente menos trabajadores.

Para abordar el aumento de la desigualdad y la disminución de las perspectivas laborales para el resto de la población, es necesario mirar más allá de la polarización actual que a menudo nubla los debates sobre economía para considerar políticas que fomenten la innovación y el espíritu empresarial al tiempo que garantizan un ingreso básico para el trabajador promedio.

Sin tales medidas, las relaciones futuras entre el trabajo y los robots probablemente se volverán adversas.

Ideas claves

  1. La robótica seguirá avanzando. Esto podría amenazar los empleos en las industrias minoristas y de servicios, que son sectores centrales de la economía actual.
  2. La transformación tecnológica de la economía moderna ha reducido los salarios y ha obligado a muchos trabajadores a depender de trabajos inseguros a tiempo parcial.
  3. La tecnología de la información es única de las innovaciones anteriores en el lugar de trabajo y ya ha tenido consecuencias de gran alcance en el mercado laboral.
  4. Los trabajos de cuello blanco ya no están a salvo de la automatización en la nueva economía impulsada por la tecnología.
  5. Dos sectores que han demostrado ser más resistentes a la robótica, la educación superior y la atención médica, están al borde de grandes cambios.
  6. Las potentes tecnologías, como la impresión 3D y los automóviles autónomos, podrían alimentar las nuevas industrias del futuro. Pero es poco probable que esas industrias contraten a mucha gente.
  7. Los robots podrían reducir enormemente la cantidad de consumidores en el futuro, amenazando un motor clave de crecimiento en la economía.
  8. Con el fin de protegerse contra la desigualdad insostenible y aprovechar la tecnología futura, son necesarias nuevas directrices y políticas económicas.

1-.La robótica está lista para un aumento en su avance.

Esto podría amenazar los empleos en las industrias minoristas y de servicios, que son sectores centrales de la economía actual.

Alimentada por la competencia y las ganancias en la tecnología de juego, la robótica está avanzando rápidamente. Los robots se están volviendo más pequeños, más precisos, más rápidos y más inteligentes.

Aunque hace poco tiempo, los robots se limitaban a tareas simples y predecibles en almacenes y fábricas, ahora asumen trabajos que requieren complejidad y adaptabilidad.

Un avance derivado de la tecnología óptica, que permite a los robots procesar múltiples fuentes visuales. Esto ha permitido a los robots procesar campos de visión en 3D y superar los desafíos planteados por las condiciones ambientales cambiantes.

Se pasó otro hito cuando los robots comenzaron a acceder al almacenamiento de datos en la nube, lo que les permite acceder a múltiples fuentes de datos simultáneamente y recibir actualizaciones de software sin problemas.

Estos desarrollos afectarán los empleos en la economía futura. En el corto plazo, el aumento de la robótica podría traer algunos empleos a los Estados Unidos, ya que las empresas aprovechan la tecnología para ser más competitivos y la manufactura a corto plazo.

Sin embargo, lo más probable es que esto sea una ganancia temporal y limitada, ya que las fábricas confiarían en la automatización para seguir siendo competitivas y disminuir el empleo humano con el tiempo.

Mucho más probable es la erosión significativa de puestos de trabajo en el campo del servicio, como las industrias minorista y de comida rápida, donde los robots reemplazarán a las personas como alternativas más eficientes y económicas para los trabajadores humanos.

Esta dinámica es especialmente importante si se considera que durante la expansión económica que siguió a la crisis financiera de 2008, la economía estadounidense depende cada vez más de los empleos en el sector de servicios y minoristas para mantener a las personas empleadas.

La Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU. Estima que en todo el país, el 94 por ciento de los empleos que se crearán hasta 2024 estarán en el sector de servicios.

Entre ellos se incluyen trabajos en el cuidado de la salud, como asistentes de atención médica domiciliaria y auxiliares de enfermería, y en el sector de servicios más amplio, como el servicio al cliente y los vendedores.

Sin embargo, una parte importante de esos empleos futuros ya podría verse amenazada por tecnologías que los harían redundantes.

Según un informe de 2017 de Cornerstone Capital Group, casi la mitad de todos los empleos minoristas actuales podrían eliminarse al aumentar la automatización. Eso podría suponer entre 6 y 7 millones de empleos perdidos en la próxima década.

Las posiciones que están especialmente en riesgo son aquellas en ventas directas, servicio al cliente y servicio de caja. Las mujeres podrían verse especialmente afectadas, ya que cubren el 73 por ciento de todas las posiciones de cajeros minoristas.

El despliegue de robots en el sector de servicios japonés ofrece una visión de las tendencias que podrían estar en camino hacia el resto del mundo desarrollado. 

En Japón, el cambio a trabajadores de robots tiene sentido. Japón tiene una fuerza laboral que envejece rápidamente y una escasez de mano de obra. Dentro de cinco años, el 70 por ciento de los empleos en hoteles en el país podrían ser reemplazados por la automatización.

2. La transformación tecnológica de la economía moderna ha reducido los salarios y ha obligado a muchos trabajadores a depender de trabajos inseguros a tiempo parcial.

En marzo de 1964, un grupo de académicos y tecnólogos envió un informe a los líderes políticos de los EE. UU. Y la prensa, advirtiendo de una crisis económica que se avecinaba debido al aumento de la automatización, o lo que se denominó cibernación. Proyectó un desorden económico y social generalizado si la advertencia no fue tomada en serio.

El presidente Lyndon Johnson formó una comisión sobre el tema, pero el gobierno tomó pocas medidas. Muchos observadores escépticos han notado que el mundo de hoy no refleja las advertencias más terribles del informe.

Sin embargo, una mirada más cercana a las tendencias en la economía desde principios de la década de 1970, cuando los salarios alcanzaron su punto máximo, muestra que una disminución constante en los salarios se ha consolidado.

Si bien la tecnología ha ayudado a aumentar la productividad, los salarios se han estancado o han disminuido, la desigualdad de ingresos ha aumentado, la participación laboral ha disminuido y la creación de empleo no ha seguido el ritmo del crecimiento de la población.

De 2000 a 2010, por ejemplo, los economistas registraron un crecimiento neto de empleos de cero.

Los puestos de trabajo que quedaron quedaron varados en uno de los extremos del espectro económico: son empleos de bajos salarios y de medio tiempo o, en menor grado, empleos altamente calificados, a menudo en tecnología o en el sector financiero.

La automatización es el principal motor de esta polarización del mercado laboral.

El profesor del MIT Erik Brynjolfsson defiende el papel de la tecnología en esta creciente desigualdad en su libro, La segunda era de la máquina(2014), coautor con Andrew McAfee.

Brynjolfsson observa que la economía impulsada por la tecnología eleva a un pequeño grupo de individuos y concentra la recompensa y la riqueza de la nueva economía en sus manos.

Estas personas tienen acceso al conocimiento técnico y las herramientas digitales para innovar y crear no solo el producto, sino también los medios de producción y entrega al consumidor, creando un papel dominante en el mercado.

Tal es el caso de los servicios destacados para compartir fotos que no solo pueden organizar, editar, imprimir y entregar productos, sino que también pueden diseñar plataformas para los consumidores, todo en un solo lugar.

Al mismo tiempo, muchos otros trabajadores se quedan fuera ya que sus talentos y habilidades no logran establecerse en el mercado.

Un ejemplo vívido de la disparidad en el acceso a la nueva economía se encuentra en el cambiante panorama económico de Silicon Valley. 

Aproximadamente un tercio de los empleos en Silicon Valley pagan solo $ 16 por hora, muy por debajo de lo que se requiere para subsistir en la región.

Esto se está produciendo ya que el ingreso promedio se ha disparado hasta $ 94,000, casi el doble de la cifra para la nación.

Mientras tanto, la tasa de pobreza en Santa Clara, una ciudad cerca de San José, California, ha subido a 19 por ciento, mientras que los salarios de los principales gerentes en el campo de la tecnología se han disparado.

Esto ha creado una atmósfera de antagonismo social, que ofrece una ventana al futuro de una economía dominada por la tecnología.

3.La tecnología de la información es única de las innovaciones anteriores en el lugar de trabajo y ya ha tenido consecuencias de gran alcance en el mercado laboral.

Mientras que las innovaciones pasadas han dado forma profunda a la economía estadounidense, la tecnología de la información presenta una fuerza de cambio sin igual en la forma en que se llevan a cabo los negocios. 

Primero, es una tecnología de propósito general que impregna casi todos los aspectos de la vida diaria. En segundo lugar, tiene la capacidad de adaptarse rápidamente a las nuevas circunstancias. Y tercero, avanza a un ritmo exponencial.

Aunque las herramientas de la tecnología de la información, como la publicación de blogs o el comercio electrónico, han abierto oportunidades para los asalariados potenciales, este acceso rara vez se traduce en un empleo sostenible o confiable. 

Esto presenta un desafío desalentador para el trabajador individual que ingresa a la nueva economía digital y socava una afirmación muy anunciada de la era digital: que la tecnología digital creará oportunidades ilimitadas para los empresarios individuales.

Según un estudio de 2002 publicado en la International Labor Review.La tecnología de la información jugó un papel importante en sentar las bases para el panorama económico actual.

Al evaluar dos períodos, el período “post-agrícola” de 1920-1970 y el período “post-industrial” de 1970-1990, los autores encontraron que, en gran medida, la relación de un país con la tecnología de la información determinó cómo respondió a la decadencia de la agricultura y la manufactura.

Por ejemplo, entre los países del G-7, los Estados Unidos pasaron de tener el crecimiento de la productividad más lento en la década de 1980 a la cima a fines de la próxima década, asegurándose su posición como líder económico.

Al mismo tiempo, la tecnología de la información creó nuevos roles laborales para los trabajadores, determinados en gran medida por la relación de los trabajadores con las redes y la tecnología informática.

Es decir, cuanto más lejos estaba el trabajador de la tecnología de la información, más desconectado de la prosperidad y el potencial de un aumento de los salarios.

4.Los trabajos de cuello blanco ya no están a salvo de la automatización en la nueva economía impulsada por la tecnología.

Los trabajos altamente calificados que antes se pensaba que eran inmunes a la invasión de la tecnología, como los gerentes bancarios o los médicos, pueden ser reemplazados por los robots del futuro. 

Esto se debe a que los robots están avanzando no solo para poder completar tareas rutinarias, sino también para poder realizar habilidades cognitivas de nivel superior.

Los robots están siendo diseñados para ser más adaptables a las circunstancias cambiantes y para aproximarse a la toma de decisiones de tipo humano. 

El potencial de grandes avances en el avance es aún mayor debido a la existencia de cantidades masivas de datos que los programas de inteligencia artificial pueden aprender.

 Esencialmente, los trabajadores y consumidores de hoy están proporcionando el manual de capacitación para los robots del futuro que los reemplazarán.

Algunos trabajos de cuello blanco ya están siendo reemplazados. Fortunarevista enumeró cinco profesiones donde los robots han hecho avances; Estos incluían reporteros deportivos y financieros, vendedores en línea, personal médico, asociados de bufetes de abogados y asesores financieros. 

Una habilidad ventajosa en cada uno de estos trabajos es la capacidad de acceder y digerir grandes cantidades de datos, y hacerlo rápidamente.

Pero también entran en juego habilidades como evaluar el carácter personal y priorizar la información general (habilidades estrechamente asociadas con la mente humana).

Tales habilidades, por ejemplo, podrían ser muy útiles para un abogado que está a punto de discutir un caso importante en la corte.

La capacidad del abogado para determinar qué casos pasados es más probable que refuercen una discusión es una habilidad muy apreciada.

Asimismo, la capacidad de evaluar las tendencias específicas de un juez es indispensable.

Sin embargo, investigadores de la Universidad Estatal de Michigan y de la Facultad de Derecho del Sur de Texas desarrollaron un modelo estadístico que podría “predecir el resultado de casi el 71 por ciento de los casos de la Corte Suprema de los Estados Unidos”.

Los modelos utilizaron el valor de seis décadas de datos de la Corte Suprema y más de 60,000 votos desde jueces para buscar comportamientos predecibles, como lo haría un abogado humano o un asistente legal para prepararse para un caso.

Tales avances cuestionan qué profesiones continuarán privilegiando a los humanos sobre las máquinas en la nueva economía.

5. Dos sectores que han demostrado ser más resistentes a la robótica, la educación superior y la atención médica, están al borde de grandes cambios.

Si bien la tecnología ha influido en muchos aspectos de la educación, aún no ha tenido el impacto transformador que ha tenido en otras industrias. 

En la mayoría de los casos, los humanos aún evalúan a los estudiantes que ingresan, enseñan en las aulas y diseñan y administran las políticas que guían la escolarización.

Pero esto podría cambiar pronto. Los sistemas de clasificación de máquinas se están utilizando más ampliamente y la educación en línea se está expandiendo. 

Las implicaciones para la industria de la educación, que genera medio billón de dólares en ingresos anuales y proporcionan empleo a más de 3.5 millones de personas, se sentirán en toda la economía.

Una tendencia similar se está dando en el cuidado de la salud. Uno de los mayores desafíos para los médicos es mantenerse al día con los avances en la investigación médica y descubrir cómo aplicarlos adecuadamente a los pacientes. 

Sin embargo, los sistemas de inteligencia artificial están aprendiendo rápidamente a organizar grandes cantidades de datos médicos históricos y actuales para ayudar tanto en el diagnóstico como en el tratamiento, y garantizar la precisión.

En educación, las tareas generalmente reservadas para consejeros universitarios ya han sido reemplazadas por sistemas de inteligencia artificial. 

Brennan Barnard, director de orientación universitaria y divulgación en Derryfield School, una escuela privada en New Hampshire, escribe en Forbesacerca de un asistente virtual de una empresa de tecnología que “combina codazos de comportamiento con inteligencia artificial para guiar a los estudiantes hacia y hacia la universidad”.

El estado fue utilizado por Georgia State para reducir el desgaste de los semestres de primavera a otoño, lo que resultó en casi una cuarta parte Reducción en las tasas de deserción.

Tal sistema, argumenta Barnard, podría combinarse con los datos de los estudiantes y las ciencias del comportamiento para identificar a los estudiantes que lo necesitan y luego conectarlos con asesores o profesionales de la salud.

En una escala global, tales tecnologías podrían remodelar la orientación universitaria en una escala masiva. India, por ejemplo, es el hogar de unos 350 millones de estudiantes universitarios, el número más grande del mundo.

En agosto de 2018, los líderes de la educación anunciaron la necesidad de al menos 1,4 millones de asesores de carrera para atender la creciente demanda.  Si esas posiciones están ocupadas por humanos o robots,

Del mismo modo, los empleos en la atención de la salud están cambiando rápidamente, especialmente en el área de diagnóstico. En abril de 2018, la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU.

Aprobó un dispositivo de inteligencia artificial que puede diagnosticar una afección conocida como retinopatía diabética mediante la comparación de imágenes del ojo adulto.

A diferencia de los sistemas de diagnóstico de IA similares que ya están en uso, no requiere la asistencia de un médico. En cambio, las imágenes tomadas del ojo del paciente se comparan con los datos de un servidor en la nube.

Cuando anunció la nueva tecnología, el Comisionado de la FDA Scott Gottlieb indicó que hay más sistemas de inteligencia artificial en camino, afirmando que la agencia está “tomando medidas para promover la innovación y respaldar el uso de dispositivos médicos basados en inteligencia artificial”. Palabras, es solo el comienzo.

6.Las potentes tecnologías, como la impresión 3D y los automóviles autónomos, podrían alimentar las nuevas industrias del futuro.

Pero es poco probable que esas industrias contraten a mucha gente.

Muchas de las compañías más exitosas en la era digital han sido capaces de registrar impresionantes ganancias inesperadas y obtener altas valoraciones en cortos períodos de tiempo. 

Lo han logrado principalmente al trabajar con pocos empleados; en la mayoría de los casos, solo una fracción de la fuerza laboral que impulsó a las industrias del pasado. Esta estrategia ha dado lugar a enormes ganancias para los accionistas y altos ejecutivos. 

Es probable que las industrias futuras, como las creadas por la impresión 3D, continúen con esta tendencia de bajo empleo y alta intensidad de producción.

Las industrias futuras también podrían excluir a un segmento de trabajadores particularmente vulnerable: los solicitantes de mayor edad. 

En un artículo de 2016 publicado en la Revista de Derecho del Trabajo y Empleo., Jessica Sink y Richard Bales argumentan que esto ya se está produciendo, ya que los posibles empleadores favorecen cada vez más el término “digital nativo” para eludir a los solicitantes más antiguos o discriminar a los actuales. 

El término “nativo digital” se refiere a los trabajadores que crecieron en un entorno digital y utilizan las herramientas digitales como una segunda naturaleza.

Los autores citan un caso en el condado de Chesterfield, Virginia, en el que un distrito escolar utilizó una percepción de falta de fluidez digital para degradar a un empleado de mayor edad. 

En un momento dado, un funcionario escolar usó los términos “nativo digital” y “inmigrante digital” para comparar las fortalezas de los trabajadores, con las cualidades inferiores correspondientes a un grupo de edad más alto.

Un tribunal determinó que usar el término equivalía a una violación de la Ley Federal de Discriminación por Edad en el Empleo, o ADEA.  Como la economía se recuperó de la Gran Recesión, Los trabajadores de mayor edad tuvieron un tiempo particularmente difícil para encontrar trabajo regular en la nueva economía.

Para 2016, por ejemplo, los trabajadores de 55 años o más registraron una tasa de desempleo del 12 por ciento, mientras que la tasa general de desempleo se mantuvo en el 4.9 por ciento.

7.Los robots podrían reducir enormemente la cantidad de consumidores en el futuro, amenazando un motor clave de crecimiento en la economía.

Es un principio central del capitalismo de mercado que los consumidores necesitan para comprar productos y servicios con el fin de estimular la demanda. 

Pero a medida que los robots asumen una mayor proporción de la fuerza laboral, la demanda general podría disminuir. 

El poder de compra del trabajador promedio, especialmente de los subempleados, podría debilitarse hasta tal punto que simplemente no habrá el impulso de productos o servicios necesarios para mantener la expansión de la economía.

Y aunque los robots consumen energía y requieren mantenimiento para seguir funcionando, no consumen productos de la misma manera que los humanos. 

La creciente desigualdad económica, amplificada por la automatización, juega en esta dinámica. Aunque los ganadores de la nueva economía digital, los muy ricos, están acumulando más ingresos disponibles, por lo general gastan un porcentaje mucho menor de sus ingresos que los estadounidenses de clase media o de clase trabajadora.

Esta tendencia podría ampliarse aún más si se considera la escala global. Los crecientes poderes económicos, como China e India, se citan a menudo como fuentes para el optimismo económico.

A medida que surge una clase media más grande, los economistas argumentan que los trabajadores tendrán más ingresos para gastar y, por lo tanto, estimularán el crecimiento. Pero los economistas Lukas Schlogl y Andy Sumner, del King’s College de Londres, ofrecen un análisis que amortigua esa perspectiva.

En un estudio de 2018 publicado por el Centro para el Desarrollo Global, Schlogl y Sumner argumentan que muchos países en desarrollo tendrán un tiempo aún más difícil para responder a la creciente automatización en el lugar de trabajo. 

Por un lado, muchas de las soluciones diseñadas para adaptarse a la tecnología digital se han desarrollado en países más avanzados y no son fáciles de aplicar a las economías emergentes.

Dos tercios de los trabajadores en los países en desarrollo, o aproximadamente 1. 8 mil millones de puestos de trabajo, podrían ser reemplazados por la tecnología actualmente en uso.

La recapacitación de trabajadores, una solución potencial para la automatización, sería especialmente difícil en muchas economías en desarrollo, donde el acceso a la educación es una barrera importante.

Como resultado, el poder de gasto de los consumidores podría ser erosionado aún más.

8. Con el fin de protegerse contra la desigualdad insostenible y aprovechar la tecnología futura, son necesarias nuevas directrices y políticas económicas.

La educación es comúnmente considerada como una respuesta al desempleo prolongado y a un mercado laboral cambiante. 

Pero desde la década de 1970, los trabajadores estadounidenses han invertido en más educación y han tomado más cursos de capacitación, pero aún luchan por encontrar un trabajo sostenible.

Claramente, la educación por sí sola no es la respuesta, especialmente porque las habilidades necesarias en la era digital cambian rápidamente y ahora, o pronto, serán reemplazables por la automatización. 

En lugar de la capacitación laboral, un ingreso mínimo garantizado básico es una política más efectiva.

Dicha política mantendría la libertad de elección para los consumidores y sería una alternativa más eficiente a la expansión de los programas sociales, que siempre se necesitaría a medida que más trabajadores sean desplazados. 

Por supuesto, tendría que venir con medidas para asegurar que no haya desincentivo para trabajar.

Algunas ciudades en los Estados Unidos ya están experimentando con esta idea. La periodista Sophie Kasakove expone el caso en La Nación.para un ingreso base garantizado, argumentando que la práctica es más eficiente que otros programas sociales.

Ella argumenta que en lugar de transferencias de fondos en especie, tales como cupones de alimentos o vales de vivienda, las transferencias directas de efectivo tienen un efecto amplificador a medida que los consumidores son liberados para hacer más compras e incluso ahorrar para gastos más grandes.

Ella apunta a un programa piloto en Stockton, California, una ciudad que tarda en recuperarse de la crisis de ejecución hipotecaria.

A partir de 2019, 100 familias recibirán un desembolso mensual de $ 500. Los científicos sociales seguirán a los participantes durante 18 meses para ver cómo se desarrolla el programa en tiempo real y cuáles podrían ser las implicaciones económicas de una adopción más amplia.

La idea se basa en el éxito de un programa de 2014 en Chicago, donde el Crédito Tributario por Ingreso del Trabajo se distribuyó en una serie de pagos a las familias en lugar de una suma global. Al final, se encontró que el programa mejoraba la estabilidad financiera de la familia y los participantes reportaron más ingresos disponibles a lo largo del año.

Dichos programas podrían ayudar a aislar a los trabajadores de tecnologías disruptivas en los próximos años, al tiempo que los liberan para asumir riesgos y buscar nuevas oportunidades.

error: Alert: Contenido protegido !!