Escribiré unos cuantos consejos para quienes se dedican a la consultoría, y en general, para todos los profesionales independientes que ofrecen servicios y tengan dudas sobre algún potencial cliente.

Y aunque es mejor tener clientes que no tenerlos, hay muchos casos donde tiene más sentido no hacer negocios con empresas o personas en particular.

Veamos:

6 instancias para “decir no” a un potencial cliente:

1.No puedes cumplir con el calendario o plazo solicitado: En el caso que no puedas cumplir con el plazo que tu cliente solicita, es mejor dar negativa a la solicitud, de lo contrario, quedarás como un irresponsable y puede afectar tu negocio y reputación.

2. Has tenido dificultades para satisfacer las necesidades del cliente en el pasado: Si el cliente es difícil y pide mil revisiones y no está dispuesto a pagar más por ellas, es mejor decir no.

3. Tu formación profesional no sintoniza con la imagen o estándares éticos de la empresa o la persona.

4. Sabes que no serás capaz de entregar el nivel de calidad que exige el cliente: Es posible que pidan muchas características a tu servicio y no podrás entregarlos. Si no está a tu alcance, dar paso a un costado.

5. El potencial cliente tiene un historial y fama de pago lento o definitivamente no paga: este punto no tiene mayor explicación.

6. Tus amigos o contactos te han advertido sobre esa persona u empresa: Antes, perdí varios trabajos debido a requerimientos que faltaban a la probidad. La verdad, es que fue muy decepcionante haber pasado por este tipo de situación, más aún, cuando ya había invertido tiempo y recursos en el proyecto.

La lección que debemos aprender es que cuando las voces de otros hablan sobre malas experiencias, consideremos si realmente vale la pena tomar el riesgo de aceptar el negocio.mTal vez mi experiencia es la excepción, pero imagino que no quieres tener problemas, ni menos perder tiempo y recursos como fue en mi caso.

Por supuesto, hay que tener el tino suficiente para “decir no” y no dejar orgullos ni sentimientos heridos.

¿Cómo rechazar un trabajo sin quedar como un pedante?

1. Dile que en estos momentos no estás tomando nuevos clientes, y entrégale nombres de otras empresas u profesionales que pueden estar disponibles para ayudarle.
2. Dale una cotización con un precio muy superior a lo que cobras con normalidad. Si deciden que es muy caro, no sigas adelante ni ofrezcas descuentos. Si aceptan el dinero adicional, toma el negocio pero bajo tus condiciones de pago.
3. Explícale que sus requerimientos no es tu especialidad y recomienda otras empresas u profesionales que pueden satisfacer sus necesidades.

Esta ha sido mi experiencia personal, por lo tanto, no es recomendable buscar causalidad con la experiencia de uno. Sin embargo, y si estás en la misma situación, estos consejos pueden ser útiles para tomar una buena decisión.