Homo Deus breve historia del mañana – Resumen y notas

En Homo Deus de Yuval Noah Harari : Breve historia del mañana (2017) sostiene que los seres humanos han llegado a un punto de inflexión fundamental en la historia. Las grandes luchas que han definido la existencia humana han sido en gran parte ganadas. Las nuevas tecnologías permitirán un cambio fundamental en la naturaleza humana, para bien o para mal.

Las ideas de Harari son lo suficientemente sorprendentes como para tener un impacto. Él observa, por ejemplo, que “más personas mueren hoy por comer demasiado que por comer muy poco; más personas mueren por la vejez que por enfermedades infecciosas “. La estructura paralela y la repetición son simples pero efectivas.

Harari tiende a hacer declaraciones radicales sobre la naturaleza de la humanidad y el camino de la historia. Esto puede ser estimulante leer y pensar.

Pero también puede apresurarse sobre matices y complejidad. Harari, por ejemplo, usa el término “religión” para referirse a las religiones tradicionales como el cristianismo; Tradiciones filosóficas como el humanismo; Y filosofías especulativas, en desarrollo, como el dataismo.

No se involucra con pensadores o escritores que han argumentado que existen diferencias reales entre religión y filosofía. Muchas discusiones a lo largo del libro son estimulantes pero sin fundamento. Harari afirma mucho, pero a menudo no ofrece ni intenta ofrecer mucho a modo de prueba.

Notas destacadas

Es imposible predecir el futuro, pero los seres humanos deberían lidiar con las nuevas opciones posibles gracias al asombroso cambio tecnológico.

A lo largo de la historia, las principales amenazas para la vida humana han sido el hambre, la plaga y la guerra.

Tras la Revolución Industrial y el sistema internacional establecido después de la Segunda Guerra Mundial, todos estos han sido derrotados en gran medida.

Hay suficiente alimento para la mayoría de las personas, las enfermedades epidémicas en su mayoría han sido domesticadas por la medicina y no ha habido un conflicto internacional importante desde la Segunda Guerra Mundial.

Durante los últimos cien años, los desarrollos tecnológicos, económicos y políticos han creado un colchón de seguridad cada vez más sólido que ahora separa a la humanidad de la línea de pobreza biológica.

La hambruna masiva a veces todavía ocurre en algunas regiones, pero ahora este fenómeno es excepcional y es provocado, por regla general, por políticos, y no por desastres naturales. Ya no hay hambre por razones naturales, solo por razones políticas.

Hoy en día, la amenaza más grave para la humanidad es el daño ecológico que las personas se han infligido a sí mismas y al planeta.

Liberados de la hambruna, la plaga y la guerra, los seres humanos pueden centrarse en dos grandes proyectos: lograr la inmortalidad y alcanzar la felicidad.

homo deus

Los pueblos prehistóricos se vieron a sí mismos en un nivel espiritual con los animales.

Más tarde, el desarrollo de la agricultura llevó a los humanos a usar animales instrumentalmente.

Los humanos comenzaron a desarrollar nuevas creencias religiosas en dioses distantes. Comenzaron a verse a sí mismos como distintos y superiores a otras criaturas. Esto llevó a un terrible sufrimiento animal.

A pesar de las afirmaciones humanas de que son diferentes de los animales, los biólogos ahora saben que las emociones humanas y animales son simplemente algoritmos. Es decir, son procesos de toma de decisiones biológicas que permiten a los animales tomar decisiones rápidas y complicadas importantes para su supervivencia.

Las religiones deístas reinaron hasta la revolución científica. Fueron reemplazados por religiones humanistas, que creen en el potencial humano y la capacidad para resolver problemas y dar forma al mundo. Los avances científicos cuestionaron nociones religiosas como el alma.

La diferencia entre humanos y animales no es la espiritualidad o la inteligencia, sino la capacidad humana para cooperar y construir cultura e innovaciones a lo largo del tiempo.

Las narrativas colectivas sobre el mundo permiten a los humanos colaborar. Las religiones están interesadas en crear orden y unidad. La ciencia, por otro lado, está interesada en proporcionar a los seres humanos el poder de alcanzar metas.

Desde la Ilustración, la ciencia ha encontrado un fuerte aliado en la religión humanista secular. Las dos ideologías se han combinado para lograr el crecimiento económico y explorar el significado de las crecientes posibilidades y la riqueza de la humanidad.

El humanismo alienta a los humanos a buscar un significado en su interior. La moralidad del humanismo está ligada a lo que se siente bien, siempre que los demás no sean heridos.

Mientras que la ciencia y el humanismo se han vinculado en el pasado, las ciencias de la vida han continuado desarrollándose independientemente de las humanidades, y sus hallazgos han socavado el concepto de que los humanos tienen un ser interior auténtico.

Los seres humanos no están unificados; el yo que tiene experiencias inmediatas a menudo tiene diferentes sensaciones y deseos que el yo narrativo, lo que crea recuerdos y un sentido de identidad continua.

El resultado del avance de la tecnología puede amenazar los valores humanistas. La consciencia ha sido separada de la inteligencia. Los programas de computadora que no tienen mente ahora pueden superar a los seres humanos en numerosas tareas.

Los algoritmos vendrán a anticipar los deseos y necesidades humanos mejor que los humanos mismos, devaluando la elección humana y la individualidad.

Las nuevas religiones, como el tecnohumanismo y el dataismo, están desplazando al humanismo. El tecnohumanismo asigna valor solo a los humanos mejorados que poseen mejoras cibernéticas o genéticas.

Para el hombre moderno, la muerte es un problema técnico que puede y debe resolverse.

El dataismo es una ideología que valoriza el procesamiento de datos. Los sistemas políticos, económicos y biológicos se entienden como minas de datos. En lugar de centrarse en liberar a los individuos, el objetivo principal del dataism es permitir que la información sea gratuita y esté disponible para todos.

El datatismo está invirtiendo la pirámide de aprendizaje tradicional. Hasta hace poco, los datos se veían solo como el primer eslabón de una larga cadena de actividad intelectual. Una persona tenía que convertir los datos en información, la información en conocimiento y el conocimiento en sabiduría.

Los científicos de datos creen que las personas ya no pueden hacer frente a grandes flujos de datos, por lo que no pueden convertir los datos en información, y mucho menos en conocimiento o sabiduría. Por lo tanto, el procesamiento de datos debe confiarse a algoritmos electrónicos mucho más poderosos que el cerebro humano. 

En la práctica, esto significa que los científicos de datos son escépticos del conocimiento y la sabiduría humanos y prefieren confiar en Big Data y algoritmos informáticos.

Los representantes del movimiento del “Quantified self” argumentan que nuestra esencia, nuestro “yo”, no es más que modelos matemáticos. Estos modelos son tan complejos que la mente humana nunca los va a comprender. Por lo tanto, si realmente quieres conocerte a ti mismo, no pierdas el tiempo en filosofía, meditación y psicoanálisis, sino recoge metódicamente tus datos biométricos. Deja que los algoritmos los analicen y te expliquen quién eres y qué debes hacer.

Estas nuevas religiones no humanísticas no privilegian la vida o la naturaleza orgánicas, incluidos los humanos, y en cambio, subordinan los procesos de la vida bajo la rúbrica de algoritmos y datos.

error: Alert: Contenido protegido !!