Si bien, no hay correlación entre humildad intelectutal con mejores habilidades cognitivas. Hay algo que tienen estas personas que hace un agrado trabajar con ellas; son autorreflexivas, sociables, comprensivas y les interesa saber genuinamente lo que piensan los demás.

La humildad intelectual se trata de:

  • reconocer y comprender los límites de nuestro propio conocimiento.
  • reconocer que las cosas en las que creemos pueden estar erróneas.
  • estar abierto a nuevas ideas y puntos de vista opuestos.
  • estar dispuesto a buscar información que entre en conflicto con nuestra visión del mundo.
  • estar dispuesto a admitir errores.
  • escuchar reflexivamente.
  • sentirse cómodo diciendo: podría estar equivocado o no lo sé.

Esto no significa no tener opinión alguna, ser fácil de convencer o carecer de confianza. Más bien, significa ser honesto acerca de nuestras propias deficiencias, prejuicios y puntos ciegos, y aceptar la posibilidad de estar solo a medias o incluso completamente equivocado.

Me gusta cuando alguien dice: “Así es como yo lo veo. Aquí están las razones por las que lo veo de esta manera. Estoy bastante seguro de esto. Pero podría estar equivocado».

Al contrario de la personas intelectualmente cerradas y que se sobreestiman así mismas, generalmente agobia trabajar con este tipo de personas. Crean una barrera invisible y no generan un lazo genuino para desarrollar mejor las ideas.

Me vienen a la mente algunas citas bastante famosas … Bertrand Russell:

«Todo el problema del mundo es que los tontos y los fanáticos siempre están tan seguros de sí mismos, y las personas más sabias tan llenas de dudas».

Charles Darwin:

“La ignorancia engendra confianza con más frecuencia que el conocimiento: son los que saben poco, no los que saben mucho, los que afirman tan positivamente que tal o cual problema nunca será resuelto por la ciencia”.

Walt Whitman:

“Me gusta el espíritu científico: la espera, el estar seguro pero no demasiado seguro, la voluntad de entregar ideas cuando la evidencia está en contra de ellas: esto está bien en última instancia, siempre mantiene abierto el camino más allá, siempre da vida, pensamiento, afecto, todo el hombre, la oportunidad de volver a intentarlo después de un error, después de una suposición incorrecta «.

Estemos dispuestos a cambiar nuestras opiniones y escuchar puntos de vista opuestos. Dejemos un poco de espacio para las dudas y permanezcamos abiertos a las tonalidades de gris. Luchemos por la curiosidad y la humildad en lugar de la certeza y la arrogancia.

En nuestros tiempos actuales de división e interrupción contínua, creo que esto es especialmente importante.