«N» ideas para evitar el desperdicio de alimentos (borrador)

Esta será una lista larga que no tendrá fecha final de publicación, irá constantemente actualizándose.

  • Versión 01: primera edición 01 de octubre 2022
  • Versión 02: segunda edición 15 de octubre 2022

Algunos antecedentes 📚

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), 1/3 de la producción mundial de alimentos se pierde después de la cosecha o termina en la basura: en tiendas, supermercados, restaurantes, hogares. ¡Eso es más de mil millones de toneladas por año!

Los desechos hacen que el trabajo y los recursos gastados en la producción de alimentos carezcan de sentido. Los desechos de alimentos arrojados a los vertederos tienen un impacto negativo en el medio ambiente: se convierten en una fuente de olores desagradables y gases de efecto invernadero.

Los alimentos que se han producido para el consumo humano pero que se eliminan de la cadena alimentaria por diversas razones (incluso si se utilizan para la producción de piensos o bioenergía) se consideran perdidos o desperdiciados.

Hoy, el 31 por ciento de los alimentos que se cultivan , envían o venden se desperdician.

En Estados Unidos, un tercio del suministro de alimentos de EE. UU. no se come, según la Agencia de Protección Ambiental. En Chile áun no hay datos a nivel macro, pero si de algunos productos en especial, por ejemplo, cada familia de la región metropolitana desperdicia 63,3 kilos de pan al año.

——————-

La pérdida de alimentos es una reducción en la cantidad o calidad de los alimentos causada por las decisiones y acciones de los proveedores de alimentos (excluyendo a los minoristas y empresas de catering). 

El desperdicio de alimentos se refiere a la reducción en la cantidad o calidad de los alimentos como resultado de las decisiones y acciones de los minoristas, los proveedores de servicios de alimentos y los consumidores. alimentos aptos para el consumo humano,

Por lo tanto, el concepto de desperdicio de alimentos no es solo económico, sino que también tiene un contenido etico-moral, vagamente relacionado con las emociones humanas. 

Comer es un proceso emocional que es inseparable de muchos aspectos del comportamiento humano. Hablamos del desperdicio de alimentos principalmente a través del prisma moral del comportamiento inapropiado del consumidor, y del desperdicio de alimentos, más a través del prisma económico. 

Por lo tanto, nosotros, los consumidores, somos más responsables del desperdicio de alimentos que cualquier otra entidad en la cadena de suministro de alimentos. 

Somos los consumidores quienes debemos tomar medidas para evitar el desperdicio de alimentos. 

Las causas de la pérdida y el desperdicio de alimentos en todo el mundo son diferentes y dependen de las condiciones locales específicas. 

En los países en desarrollo, más del 40 por ciento las pérdidas de alimentos ocurren durante las etapas de recolección, almacenamiento y procesamiento, principalmente debido a limitaciones técnicas y de manejo.  Los hogares allí desperdician poca comida debido a sus bajos ingresos. 

Y por el contrario, en los países desarrollados, de ingresos medios y altos, los alimentos se consumen mayoritariamente en las etapas del comercio minorista y especialmente en las etapas de consumo, es decir, en el sector de la restauración, es decir; los restaurantes, picadas, cafeterías, bares etc. y  en los hogares.

Los recursos, la vida silvestre y la economía se ven directamente impactadas 

Las consecuencias negativas del desperdicio de alimentos son enormes en muchos sentidos. Desperdiciar alimentos también significa desperdiciar recursos como tierra, agua, mano de obra, energía y, en última instancia, dinero.

El desperdicio de alimentos también contribuye significativamente al calentamiento climático. El desperdicio de alimentos representa alrededor del 6 por ciento de las emisiones totales de gases de efecto invernadero de la UE.

La pérdida y el desperdicio de alimentos aumentan la tasa de pérdida de biodiversidad. La tasa actual de extinción global de especies es de decenas a cientos de veces más alta que el promedio de los últimos 10 millones de años. años.

Es probable que acelere y destruya hasta un millón de especies de los ocho millones estimados en la tierra. Se sabe que las actividades humanas en el sistema alimentario a nivel mundial causan el 60% de pérdida de toda la biodiversidad terrestre (Informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, 2018).

La pérdida y el desperdicio de alimentos también tienen un impacto negativo en todos los participantes en la cadena de suministro de alimentos, reduciendo los ingresos de los productores de alimentos, aumentando los costos de los consumidores y reduciendo sus oportunidades de obtener alimentos seguros y de calidad.

El cambio estaría impulsado por la educación del consumidor

Puede haber muchas y diversas formas de salir de la situación actual: probadas y no-probadas o innovadoras, sin importar en qué parte de la cadena de suministro de alimentos, en qué momento, en qué área el objetivo es obtener un resultado positivo.

Cuando se trata de la cadena alimentaria, lo primero y más importante es educar e informar a los consumidores.

Por ejemplo, durante la cuarentena por el COVID-19, el desperdicio de alimentos aumentó en aquellos hogares que entraron en pánico comprando stock tanto de alimentos frescos perecederos (leche, productos cárnicos y pesqueros, verduras frescas u otros productos de corta duración) para consumo semanal (como suele ser costumbre comprar durante una semana) como de larga duración. -Productos de vida (harina, granos, pasta, conservas, aceite, etc.) para almacenamiento.

Y por el contrario, el desperdicio de alimentos ha disminuido en aquellos hogares que reevaluaron y cambiaron sus hábitos de compra, cocina, almacenamiento y consumo durante la cuarentena.

Los supermercados informan que a medida que continúa la cuarentena, las ventas de alimentos de larga duración están volviendo a los niveles normales, ya que los hogares compran estos productos para consumo en lugar de atesorarlos.

Es claro que es necesario ampliar el conocimiento de los consumidores sobre los alimentos, su seguridad y almacenamiento, así como sobre el desperdicio evitable e inevitable (tecnológico) de alimentos en la cocina y las causas de su formación, sobre el daño económico y social causado por el desperdicio de alimentos y el daño al medio ambiente, sobre formas de no desperdiciar alimentos, etc.

Como muestra la buena experiencia en los países occidentales, las iniciativas para difundir y promover la cultura de no desperdiciar alimentos han tenido mucho éxito en las áreas donde se han implementado. . En la UE sobre pérdidas y desperdicio de alimentos se presentan formas originales de prevenir el desperdicio de alimentos.

En la unión europea, los consumidores suelen malinterpretar o confundir las fechas «mejor antes de…» y «usar antes de…» en los productos alimenticios.

En Chile no utilizamos estas frases, siendo esto negativo aún mas, ya que productos que siguen aptos para el consumo terminan en los rellenos sanitarios.

Hace falta un llamado a todas las partes interesadas para que se involucren más en las acciones para garantizar que cualquier alimento que esté a punto de caducar se done a organizaciones benéficas en primer lugar, a pesar de las barreras (principalmente legales) para la donación de alimentos que aún existen en algunos paises.

Veamos cómo podemos influir en la situación para que cambie a mejor.

¿Qué podemos hacer cada uno de nosotros para reducir el desperdicio de alimentos?

En la casa

1. No cocines más de lo necesario. Esto ayudará a ahorrar alimentos, dinero, tiempo y cintura😁.

2. Comienza tu comida con una pequeña porción, y si realmente resulta ser pequeña, te sirves más.

3. Usa las «sobras»: las frutas imperfectas se pueden convertir en batidos o pasteles, y las verduras marchitas en sopa. Hay muchas ideas y recetas interesantes. Por ejemplo, cómo utilizar ingredientes que se consideran residuos alimentarios o qué hacer con plátanos, manzanas , tomates demasiado maduros. En youtube y Tik-Tok está lleno de recetas.

4. Congela los alimentos que no hayas consumido; puedes recalentarlos rápidamente para la cena.

5. Almacena los alimentos adecuadamente:

• verifica las instrucciones de almacenamiento en la etiqueta.

• asegúrate de que la temperatura en el refrigerador sea de +1 a +5°C, y en el congelador -18°C

• almacena las porciones de alimentos cocidos y los alimentos crudos por separado, etiquetándolos en consecuencia (nombre, fecha)

6. Debes crear el hábito de estar siempre al tanto del stock en tu refrigerador y en tu despensa. Cuando gastes en productos, cumple con la regla: «Primero en entrar, primero en salir».

7. Comparte el exceso de comida con amigos, colegas o vecinos. Sobre todo si cultivas vegetales.

En los supermercados, almacenes o la feria (como consumidor)

1. Haz una lista de compras sólo después de verificar el stok de alimentos en tu casa.

2. Compra consultando con la lista, así ahorras dinero y evitas el desperdicio de alimentos en casa.

3. Compra productos en paquetes del volumen que realmente necesites.

4. No vayas a la tienda cuando tengas hambre, de lo contrario existe el riesgo de comprar muchos productos adicionales.

5. Presta atención a las frutas y verduras que no tienen una forma perfecta; también son comestibles y nutritivas.

En el trabajo, escuela o universidad

1. No pedir más de lo que podamos comer.

2. Ten cuidado con los productos que quedan en el refrigerador de la oficina y asegúrate de comerlos antes de la fecha de vencimiento.

3. Comparte tu experiencia en la reducción del desperdicio de alimentos con colegas y amigos.

En el hotel, restaurant o café como consumidor.

1. En un hotel, evalúa de manera realista tus capacidades usando el buffet del desayuno. No tomes exceso de alimentos que después no podrás comer.

2. No dudes en pedir al restaurante que te empaque la comida que quede en el plato.

3. No esperes que todos los platos del menú estén disponibles en cualquier momento.

4. Si tienes la posibilidad de comprar alimentos de ayer, por ejemplo pan, hazlo. Con esto ahorrarás dinero.

En los supermercados u otras tiendas de expendio (como empresa)

1. Dale un mantenimiento adecuado a los muebles y camáras (refrigerados y congelados).

2.No sobre pases los límites en la exibición de productos, el sobrestock en los muebles bloquea la circulación de aire aumentando la merma.

3.En lo posible, utiliza muebles con puertas. No le des la posibilidad a los consumidores de abusar de la manipulación. Cuando lo hacen, los envases se deterioran, bloquean la circulación de aire y terminas botando alimentos.

4. En caso de un restaurante por ejemplo, deberán encargarse de que no queden sobras al final del día, rematandolos o vendiendolos en algunas apps.

Iniciativas país

1. Incentivar el compostaje. Es bueno para el medio ambiente porque los desechos se van a los rellenos sanitario y producen gas metano impulsando el efecto invernadero. El compost tiene el potencial de reemplazar los fertilizantes químicos. En todo el mundo, el desperdicio de alimentos representa del 8 al 10 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, al menos el doble de las emisiones de la aviación.

En este punto podrian existir dos enfoques:

a) Incentivar el compostaje domiciliario a través de campañas educativas, subsidios para la obtención de contenedores, entre otros.

b) Obligatoriedad en compostar los desechos de la industria, ferias libres, mercados, sector horeca y retail. Es decir, no permitir que estos residuos lleguen a los rellenos sanitarios, sino a empresas que se dediquen a compostar.

2. Incentivar el desarrollo de aplicaciones móviles que ofrecen descuentos en comida de restaurante o supermercado que está a punto de desecharse. En Chile, Goodmeals.

Este tipo de aplicaciones tienen el potencial de ayudar a limitar la cantidad de alimentos que se envían a los rellenos sanitarios.

En Los Ángeles (USA), las tiendas están obligadas a donar a ciertos grupos «la cantidad máxima de alimentos comestibles que de otro modo se desecharían», de lo contrario, pronto se enfrentarán a fuertes multas.

Washington tiene una ley similar que entrará en vigor en 2025

3. Modificar el reglamento sanitario de los alimentos, en alusión a las fechas de vencimiento. No es posible que alimentos de larga duración rotulen vencimiento en vez de «consumir prefrentemente antes de». Muchos alimentos (a excepción de la fórmula para bebés) todavía se pueden consumir de manera segura después de esa fecha.

4.Establecer dentro del reglamento sanitario, la obligatoriedad en que la industria agroalimentaria demuestre cientificamente las pruebas de vida util de sus productos. Es muy probable que duren más de lo que rotulan, y lo que rotulan es más un dato estimativo que basado en ciencia.

error: Alert: Contenido protegido !!