Cultos: El lenguaje del fanatismo

En su libro «Cultos: El lenguaje del fanatismo», la lingüista Amanda Montell lleva a los lectores a una emocionante exploración del mundo de las sectas y el pensamiento fanático.

A través de una investigación rigurosa y un análisis minucioso, Montell demuestra cómo el lenguaje puede utilizarse para crear influencias psicológicas poderosas y controlar la mente de las personas. Una lectura obligada para aquellos interesados en comprender los mecanismos detrás del fanatismo y cómo protegerse de ellos

La autora nos brinda una visión profunda sobre el fenómeno de las sectas y el pensamiento fanático en la actualidad. A pesar de vivir en una época marcada por la tecnología y la ciencia, estos grupos siguen siendo una presencia notable en nuestra sociedad.

A través de su investigación y análisis, Montell nos muestra cómo los miembros de las sectas son sometidos a mensajes subliminales y reafirmantes que les brindan apoyo emocional y cómo estos mensajes pueden utilizarse para motivar a las personas a involucrarse con grupos extremistas o radicales.

Además, analiza en profundidad cómo el lenguaje es utilizado para controlar y manipular mentes vulnerables e inocentes, y explora las formulaciones lingüísticas comunes entre aquellos comprometidos con estilos de vida extrema.

Sobre la autora

Amanda Montell es una lingüista y escritora científica que se graduó de la Universidad de Nueva York. Ha escrito artículos de no ficción para Time, Cosmopolitan y otras revistas. En 2019, lanzó el libro Wordslut: A Feminist Guide to Taking Back the English Language. Desde junio de 2021, presenta el podcast «Suena como un culto». Leer más

AI 2041. Diez visiones de nuestro futuro Kai-Fu Lee | Resumen y notas

La inteligencia artificial (IA) ha dado un vuelco total a cómo nos relacionamos con el mundo y ha mejorado un montón nuestra vida diaria. Desde asistentes virtuales hasta sistemas de recomendación, la IA está en casi todos los rincones de nuestra vida y no para de aprender y crecer.

A pesar de los avances de la IA en los últimos años, todavía queda mucho por descubrir y explorar. El futurista Roy Amara solía decir que solemos exagerar lo que la tecnología puede hacer a corto plazo y menospreciar lo que podrá hacer a largo plazo. O sea, a menudo nos emocionamos con lo que la IA puede lograr ya mismo, pero no vemos todo su potencial a futuro.

Kai-Fu Lee, un experto en tecnología y IA, se ha aventurado a imaginar el futuro y en su libro «AI 2041: Diez visiones de nuestro futuro» nos presenta 10 panoramas sorprendentes, raros y emocionantes de lo que la IA podrá hacer en las próximas dos décadas.

Estas predicciones nos ofrecen una idea de lo que nos espera en el futuro cercano y nos ayudan a prepararnos para lo que vendrá.

 

Formación en inteligencia artificial

Para echar un vistazo a lo que nos espera en el futuro con respecto al desarrollo de la IA, primero tenemos que entender cómo llegó a ser tan inteligente. La clave aquí es el «aprendizaje profundo».

La IA aprende con redes neuronales. Este concepto surgió en 1943 gracias al psicólogo Warren McCulloch y al matemático Walter Pitts, y se llevó a la práctica 15 años después, cuando el psicólogo Frank Rosenblatt creó el perceptrón.

Este modelo tenía unas mil «células neuronales» conectadas entre sí que podían recibir señales de 400 fotocélulas. Con el tiempo, los científicos mejoraron las redes neuronales, añadiendo más capas.

La palabra «neuronal» no es casual: una red informática es bastante parecida a la estructura del cerebro, y cuantos más elementos conectados («neuronas») tenga, apilados en muchas capas, más eficiente será.

Para que esta tecnología funcione a tope, necesitaba una gran cantidad de datos para aprender y una potencia informática enorme. La potencia de cálculo es el motor de la IA y los datos son su combustible. Ambos se hicieron muy abundantes en el siglo XXI.

Aunque las redes neuronales aprenden de manera distinta al cerebro humano. Imaginemos que queremos enseñar a la IA a reconocer manzanas en fotos. Para ello, tenemos que mostrarle millones de fotos etiquetadas con la palabra «manzana» y millones de fotos sin manzanas.

La IA analiza muchos parámetros de las fotos, que luego se usarán como guía en el proceso de selección. Al mismo tiempo, la IA no entiende de forma abstracta lo que es una manzana, no la relacionará con otras frutas ni con la ley de la gravitación universal. Esta es su diferencia clave con la conciencia humana.

Nuestra atención y memoria siempre tienen límites, pero podemos generalizar y relacionar cosas. La IA, por otro lado, puede detectar relaciones entre muchas características a las que la gente no prestaría atención. Para aprender bien, necesita:

  1. datos (cuantos más, mejor);
  2. enfoque específico (cuanto más concreto, mejor)
  3. un objetivo claro (cuanto más preciso, mejor).

Vulnerabilidad de IA

La IA tiene un problema evidente: se vuelve sesgada sin darse cuenta porque solo aprende de los datos que recibe. Y estos datos pueden ser incompletos o inadecuados, reflejando prejuicios raciales o de género. Entonces, ¿cómo podemos enfrentar esto?

  1. Sigue mejorando las herramientas para entrenar a la IA, que puedan detectar el trabajo con bases de datos estadísticamente incompletas.
  2. Establece leyes que exijan auditorías de IA: si una empresa recibe muchas quejas, podría ser auditada para verificar el cumplimiento de las normas de privacidad.
  3. Enseña principios éticos a los ingenieros de IA, tal como los médicos aprenden el Juramento Hipocrático.
  4. Desarrolla algoritmos de IA que fomenten la transparencia en sus decisiones y sean, en principio, interpretables (hoy en día, no siempre entendemos por qué un sistema actúa de cierta manera en lugar de otra; su funcionamiento parece ocurrir en una «caja negra»).
  5. Asegúrate de que las empresas que usan IA sepan dónde y para qué se emplean los sistemas de IA.

La computación cuántica podría ser el impulso más poderoso para la IA. Mientras las computadoras tradicionales almacenan información en bits que solo pueden tener dos valores (0 o 1), limitando la velocidad para resolver problemas, las computadoras cuánticas procesan datos con qubits, que según las leyes de la mecánica cuántica pueden estar encendidos y apagados al mismo tiempo. Esto les permite procesar mucha información en poco tiempo.

Aunque las tecnologías cuánticas todavía están en fase experimental, empresas como Google e IBM invierten mucho en su desarrollo. Para 2041, es probable que las computadoras cuánticas se conviertan en herramientas comunes.

Hay preocupaciones de que, antes de eso, los hackers usen su potencia de cálculo para descifrar claves de bitcoins. A pesar de que la tecnología de encriptación se actualizó en 2010, aún hay $120 mil millones en moneda electrónica en cuentas antiguas sin protección.

¿Qué podemos esperar de 2041?

Otra imagen en la pantalla.

Para el 2041, será difícil distinguir entre videos reales y deepfakes. Este término, que combina aprendizaje profundo y falsedad, surgió en 2017 cuando un usuario de Reddit comenzó a publicar videos porno de celebridades con sus rostros pegados a actores porno mediante algoritmos generativos de redes neuronales antagónicas (GAN).

Pronto, las principales plataformas de contenido tuvieron que eliminar estas falsificaciones y actualizar las reglas de uso de sus servicios, como bloquear enlaces con «pornografía sintética». A pesar de eso, la tendencia siguió creciendo. En 2019, apareció en China una app que convierte tu selfie en el protagonista de una película famosa en minutos. En 2021, la app Avatarify, que anima cualquier foto, fue un éxito en la App Store de Apple.

Ese mismo año, Facebook lanzó el Deepfake Detection Challenge para desarrollar la forma más efectiva de detectar falsificaciones. Sin embargo, los ingenieros se encontraron con la falta de datos para trabajar sin restricciones legales. Además, mejorar los métodos de detección también perfecciona la producción de nuevas falsificaciones.

Entonces, ¿cómo será en 2041? Hay tres posibles escenarios:

1.Empresas preocupadas por la calidad de la información instalarán detectores de alta calidad para detectar falsificaciones de alta resolución creadas por grandes GAN entrenadas en computadoras potentes. Sitios como Facebook, con muchas fotos y videos, probablemente usarán estos detectores solo en casos especiales.

2. Otro enfoque, más lento, sería verificar la autenticidad de cada foto y video utilizando tecnología blockchain en el momento de la captura. Pero todos los dispositivos deberían ser compatibles con esta tecnología, como los receptores de AV en los cines en casa que usan Dolby Digital.

2.Las medidas tecnológicas podrían complementarse con medidas administrativas, como multas altas por falsificaciones maliciosas.

De todos modos, tendremos que acostumbrarnos a un mundo donde el contenido en línea debe ser cuestionado constantemente, sin importar cuán real parezca.

La fusión entre los mundos virtual y real avanza rápidamente. Para 2041, la IA podrá encargarse de reconocer y controlar a las personas en lugares públicos.

Las tecnologías de biometría inteligente ayudarán a los científicos forenses a resolver más delitos, lo que reducirá el nivel de criminalidad.

Otra realidad

En el verano de 2016, Pokémon GO arrasó en todo el mundo. Este juego de realidad aumentada te permitía encontrar y atrapar Pokémon, y la gente pasaba más tiempo en él que en WhatsApp, Instagram y Facebook juntos. Algunos jugadores estaban tan metidos en el juego que se olvidaron del mundo real y hasta sufrieron accidentes.

Lo que hace unos años parecía curioso, en 2041 será algo normal. Más bien, lo correcto sería llamarlo realidad mixta (MR), donde los objetos virtuales serán parte fundamental de nuestra vida.

En lugar de pantallas de smartphones, la MR se experimentará a través de gafas especiales. Al usarlas, verás sugerencias emergentes por todas partes: al pasar por un restaurante, podrás ver su menú virtual, y al caminar junto a una tienda, te aparecerá su publicidad.

Estas gafas ya están en desarrollo, como las famosas Hololens de Microsoft, que presentaron en 2015 el sistema de visualización holográfica Windows Holographic, permitiendo ver objetos virtuales en entornos reales.

En 2020, el equipo de Facebook Oculus mostró gafas de realidad virtual con lentes de solo un centímetro de grosor. Aunque todavía son imperfectas y caras, las tecnologías avanzan y se abaratan rápidamente.

Así que para 2041, no solo las gafas, sino también las lentes de realidad aumentada serán productos comunes y accesibles. Además, se complementarán con una nueva generación de auriculares que, para 2030, deberían ser lo suficientemente compactos y cómodos como para llevarlos todo el día.

Otro entretenimiento

Esto cambiará por completo la industria del entretenimiento. En 2041, no solo veremos una película, sino que estaremos dentro de ella, sintiendo el espacio ficticio con montones de sensores táctiles y, por supuesto, lentes de realidad virtual.

Tecnologías como Dreamscape ya mezclan la experiencia táctil con la realidad virtual inmersiva, permitiendo a los usuarios sentir lo que sucede en pantalla, como nadar en el océano.

El siguiente paso sería conectar directamente el cerebro a la computadora, y hay gente como Elon Musk trabajando en ello. En agosto de 2020, anunció que se había implantado una interfaz neuronal inalámbrica en el cerebro de unos cerdos.

A principios de 2021, contó que sus ingenieros habían puesto con éxito un chip en el cerebro de un mono, que luego pudo jugar videojuegos usando solo el poder de su mente. El objetivo a largo plazo de estos experimentos es usar implantes para recuperar habilidades perdidas en personas con lesiones cerebrales y de médula espinal.

Aun así, para 2041, este objetivo parece bastante ambicioso. Hasta ahora, se han hecho experimentos en áreas muy pequeñas del cerebro, y explorar el cerebro en sí es un procedimiento bastante complicado.

Otros asistentes de voz y profesores

Los asistentes de voz en 2021 son comunes, y la ciencia está trabajando duro para hacerlos más comprensibles y comunicativos. Hace unos años, todas las redes neuronales aprendían un lenguaje mediante aprendizaje supervisado, como mencionamos con el ejemplo de Apple: recibían datos de entrada correctos y luego aprendían a generar salidas acorde a los parámetros dados.

Reconocer fotos de manzanas de esta manera es bastante fácil, pero aprender un idioma es muy difícil. El aprendizaje supervisado ha sido exitoso en reconocer el habla y convertirlo en texto, y viceversa, pero cuando se trata de comprender el habla y responder a ella, el aprendizaje supervisado no es suficiente.

Sin embargo, en mayo de 2020, se presentó algo totalmente nuevo: la red neuronal GPT-3 (Generative Pre-trained Transformer) desarrollada por OpenAI (fundada por Elon Musk). La función principal de esta red neuronal es predecir la siguiente palabra, basándose en las palabras anteriores.

Calculando conexiones entre palabras, GPT-3 sugiere la secuencia más probable. Es casi como un T9 en un smartphone, pero mucho mejor porque GPT-3 puede crear poesía, ensayos filosóficos, comunicados de prensa y manuales técnicos, e imitar el estilo de casi cualquier escritor.

Por supuesto, sus capacidades intelectuales no son ilimitadas. Como cualquier IA, GPT-3 tiene limitaciones basadas en los datos que recibe (aunque hay muchos terabytes). No puede pensar de manera abstracta.

Pero la existencia de GPT-3 implica que, para 2041, habrá una nueva generación de asistentes de voz personales en nuestros hogares, tan diferentes de la Siri actual como Albert Einstein lo es de Homer Simpson. Nos entenderán lo suficiente como para que sintamos simpatía e incluso cariño por ellos.

También serán los tutores escolares perfectos para los niños. Esto cambiará el sistema escolar para siempre. Los programas educativos serán estrictamente individualizados.

Las visitas virtuales a otras épocas acompañadas de personajes históricos con gafas VR se convertirán en una parte esencial del aprendizaje.

Y los maestros en 2041 se centrarán menos en los aspectos mecánicos de la transferencia de conocimientos y más en desarrollar la inteligencia emocional y la creatividad de sus alumnos.

Nuevos medicamentos

El tratamiento médico es uno de los procesos más complejos, costosos y lentos. Pero, ¿qué puede ofrecer la IA en este campo?

1.Acelerar y reducir el costo de desarrollo de nuevos medicamentos. A fines de 2020, el equipo de DeepMind de Google anunció una solución a un problema fundamental en biología: aprendió a predecir la estructura tridimensional de cualquier proteína por su secuencia de aminoácidos. El beneficio práctico es que AlphaFold2 permite analizar muchas variantes de un medicamento con gran velocidad antes de que se sintetice, simplificando su creación.

2.Hacer que el diagnóstico y tratamiento sean más individuales. Cuanta más información obtengan los rastreadores de actividad física sobre nosotros, más precisos se vuelven. Para 2041, objetos como cepillos de dientes, almohadas y camas serán «más inteligentes»: todos recopilarán y analizarán información sobre nuestra salud.

3.Reemplazar a algunos médicos. La IA se hará cargo principalmente del trabajo de radiólogos, oftalmólogos y patólogos, ya que sus objetos de estudio, como rayos X y otras imágenes, son fáciles de algoritmizar. La IA puede reconocer patologías en radiografías de tórax con una precisión del 95%. Además, los robots ya ayudan a médicos en la actualidad.

El número de procedimientos que los utilizan aumentó del 1,8% en 2012 al 15,1% en 2018. Procedimientos médicos semiautónomos cada vez más accesibles bajo la supervisión de un médico, como la implantación de dientes o la sutura.

Los datos que maneja la IA deben estar estructurados de manera óptima y ser fáciles de manejar. Por eso han fracasado los intentos de la supercomputadora IBM Watson para tratar el cáncer.

No es solo la complejidad de esta enfermedad, sino también el hecho de que la máquina aprendió de libros de texto e investigación científica. Estos datos no eran suficientes para la máquina y estaban basados en conceptos en lugar de hechos concretos. Una máquina sin pensamiento abstracto aprende mejor directamente de datos reales.

En 1950, la esperanza de vida promedio en el mundo era de 48 años; en 2017, de 72 años. Dados los logros de la IA, podemos esperar que en 2041 la esperanza de vida de las personas aumente en 20 años.

Otras carreteras

Gracias a Elon Musk, los vehículos eléctricos no tripulados dejan de parecer ciencia ficción. Pero Lee Kai-Fu no garantiza que en 2041 nos convertiremos para siempre en un asiento de pasajero. 

Conducir un automóvil es una tarea demasiado compleja y multifuncional para automatizar de manera confiable todos los aspectos del mismo en los próximos 20 años. 

La palabra clave es «confiable». Si la inteligencia artificial de Amazon comete un error al recomendar un producto, no es fatal.

Si Tesla falla, no solo provocará la muerte de una persona, sino que también afectará catastróficamente la reputación de la empresa. Hoy en día hay dos enfoques diferentes para el problema:

  • precaución extrema y recopilación lenta de datos en condiciones extremadamente seguras (enfoque de Waymo);
  • lanzar el producto tan pronto como sea lo suficientemente seguro y recopilar datos en el proceso (enfoque de Tesla).

En esta área, es necesario creer en el cambio gradual. Ya hoy en día, los automóviles informan al conductor sobre la situación en la carretera, saben cómo estacionarse y se comunican con la estación de servicio, lo que ayuda a detectar un mal funcionamiento en línea.

Las cosas irán más rápido si creamos la infraestructura del futuro para los automóviles del futuro: carreteras y aceras equipadas con una variedad de sensores especiales que tienen en cuenta las características específicas de los vehículos no tripulados.

Otra guerra

Tendrá lugar sin la participación de soldados, pero se volverá aún más mortal. La carne de cañón será reemplazada por drones autoguiados, tanques y otros sistemas de armas autónomos (ASV).

En términos de eficiencia, DIA no es inferior a la invención de la pólvora o la bomba atómica. Al mismo tiempo, es mucho más accesible para los terroristas. La pregunta clave es ¿cómo contener el poder de la DIA?

  • Hacer que la DIA sea solo parcialmente autónoma, dejando las funciones más importantes bajo control humano. Sin embargo, en este caso, se pierde el significado mismo de la DIA, por lo que es poco probable que la medida sea apoyada por los militares.
  • Prohibir la DIA, como se hizo con las armas químicas o nucleares. Es cierto que los estados más grandes no están dispuestos a apoyar tal prohibición, que declaran abiertamente.
  • Desarrollar nuevos principios de operaciones militares: por ejemplo, aceptar la posición de que las guerras solo pueden ser libradas por robots con robots.

Otros trabajos

A finales de 2020, Bill Gates mencionó que el 50% de los viajes de negocios en un futuro cercano serían reemplazados por reuniones virtuales, y el 30% de los estadounidenses trabajarían de forma remota a tiempo completo.

En 2021, Elon Musk anunció que Tesla crearía un robot humanoide Tesla Bot que realizaría tareas rutinarias, como ir al supermercado.

El COVID-19 impulsó la automatización. En 2041, nuestros avatares participarán en conferencias en línea por nosotros. Los robots reemplazarán completamente a las personas en almacenes, fábricas y laboratorios.

La robótica reducirá costos en agricultura, encargándose del cultivo, fertilización de campos y cosecha. Pronto, los electrodomésticos mejorarán mucho: lavavajillas y procesadores de alimentos serán más inteligentes.

Los robots no quitarán trabajos, pero harán que repensemos su esencia. En 2041, los trabajadores competitivos se destacarán por:

  • Creatividad (la IA no piensa creativamente)
  • Empatía (los robots pueden operar, pero no consolar a un paciente)
  • Destreza (coordinación precisa de manos y ojos es algo que los robots tardarán en dominar)

Dos tendencias se manifestarán con el desarrollo de la IA:

1. Reentrenamiento. La IA elimina empleos, pero también crea nuevas profesiones que requieren nuevas habilidades (administradores de redes sociales, científicos de datos, operadores de drones). Amazon anunció un programa masivo de reentrenamiento para empleados: cada uno recibirá $48,000 para aprender una nueva especialidad en un campo prometedor. En muchas profesiones, la IA cambiará el enfoque: en médicos, la compasión será más importante; en maestros, el papel de mentor.

2.Auge del talento. La IA liberará energía creativa y brindará nuevas oportunidades a artistas, fotógrafos y guionistas. Quizás en 2041 vivamos algo parecido a un Renacimiento.

Este futuro requiere esfuerzos enormes: reentrenar empleados, desarrollar el concepto de ingreso básico incondicional, encontrar dinero para ello y crear un nuevo contrato social entre el estado y los ciudadanos.

Afortunadamente, no se necesita empezar de cero: prácticas como el concepto de «felicidad nacional bruta» en Bután, la alta cultura del servicio en Japón, el cuidado de los ancianos en China y el voluntariado en Canadá pueden servir de ejemplo y base para una futura sociedad saludable.

Otra economia

Para 2041, en la mayoría del mundo desarrollado, la energía eólica y solar será la norma y mucho más barata que hoy. La energía más barata significará agua, materiales, producción y alimentos más baratos.

A lo largo de la historia, la economía se basó en la escasez, pero la economía del 2041 será una economía de abundancia.

La abundancia comenzará con necesidades básicas (comida, ropa, energía) y se extenderá a la salud, educación y entretenimiento.

En información, ya vivimos en abundancia: cualquier libro, película, música o juego está a nuestro alcance, gratis o a bajo costo.

El historiador Yuval Noah Harari escribe en «21 lecciones para el siglo XXI» que la humanidad se desarrolló basándose en historias sobre Dios, igualdad, etc. La más influyente es la historia del dinero.

En 2041, veremos el dinero de otra manera. Cuanto más baratos sean los bienes, más complejas las demandas de los consumidores, y no siempre basadas en valores materiales.

Un plan a largo plazo para el cambio socioeconómico puede incluir tres etapas basadas en las necesidades de Maslow:

1.Préstamos para ciudadanos que aseguren una vida cómoda (vivienda, comida, ropa, transporte). La formación en nuevas especialidades también podría ser gratuita (necesidades fisiológicas y de seguridad según Maslow).

2.Introducción de una calificación social basada en la actividad social de un ciudadano, estimulando el desarrollo de servicios socialmente útiles (necesidad de amor y respeto según Maslow).

3.Creación de comunidades unidas por objetivos globales de paz: protección del medio ambiente, ayuda a países en desarrollo, etc. (necesidad de autoexpresión según Maslow).

La era de la abundancia traerá oportunidades y desafíos:

  • Deflación, resultado de la caída de precios.
  • Creación artificial de déficits por grandes corporaciones comerciales.
  • Tensión social, no solo por clases medias y bajas que pierden empleos, sino también por los ricos, cuyo capital decaerá.

Los desafíos son globales, pero lo que está en juego es el futuro más cómodo imaginable.

¿Otra felicidad?

En 2041, la IA sabrá un montón sobre nosotros, pero ¿entenderá lo que nos hace realmente felices? Aquí hay tres dificultades principales:

¿Cómo definir la felicidad? Esta es una categoría muy subjetiva. Además, a medida que se satisfagan las necesidades básicas, la definición de felicidad será cada vez más complicada.

¿Cómo medir la felicidad? La IA ya es capaz de leer emociones, y en el futuro podría medir al instante el nivel de hormonas de la felicidad en nuestra sangre. Pero, ¿podrá determinar qué causó exactamente ese aumento de hormonas? ¿Y cómo distinguirá entre estímulos buenos y malos?

¿Quién será el dueño de los datos sobre lo que nos hace felices? Este problema ya es relevante hoy: compartimos nuestros planes diarios en Facebook, pero ya no confiamos tanto en él. Las corporaciones manipulan nuestros datos para hacernos más dependientes de sus productos.

¿Como lidiar con? 

A corto plazo:

Enseñar a la IA funciones objetivas más complejas. Por ejemplo, en lugar de programar la IA con la función «tiempo que pasa el usuario en la red social» para beneficiar a los propietarios de redes sociales, podríamos cambiarla a «tiempo bien empleado en la red social». Además, si los usuarios están al tanto del desarrollo de estas funciones objetivas, será más fácil entender qué significa «bueno» en este contexto.

Motivar a las corporaciones a actuar en beneficio de la sociedad:

a) Usar decretos gubernamentales como una amenaza.
b) Fomentar comportamientos positivos a través de la responsabilidad social empresarial (similar a la responsabilidad ambiental).
c) Asignar observadores independientes para supervisar el trabajo de las empresas propietarias de IA.

A largo plazo, podríamos ver el surgimiento de una metainteligencia que supervise a otros gigantes tecnológicos. Los intereses de esta organización deberían coincidir con los de los usuarios, lo que significa que empresas como Google, Facebook y Amazon no serían adecuadas para este rol. Para evitar la presión comercial sobre la metainteligencia, podríamos considerar dos enfoques:

Metainteligencia como monarquía ilustrada: Un líder sabio que vela por los intereses de su «reino». Países pequeños con líderes fuertes y el apoyo de la población podrían tomar decisiones innovadoras en la adopción de tecnologías en los próximos 20 años.

Metainteligencia como comunismo: El poder se distribuye entre muchas personas que comparten valores comunes. Redes como Wikipedia y blockchain operan bajo este principio, sin estar bajo la influencia de ninguna entidad.

Almacenar datos personales en una red distribuida es un desafío mayor que almacenar criptomonedas, pero hay esperanza.

Tecnologías como el entrenamiento de IA federado y el cifrado homomórfico junto con TEE (Trusted Execution Environment) pueden proteger los datos de manera que el propietario de la IA no pueda revelarlos. Aunque no son una solución perfecta, la confiabilidad de estos mecanismos debería mejorar en los próximos años.

¿Quién decide cómo será el año 2041?

Muchos futuristas, incluido Elon Musk, temen que antes de 2041, podríamos crear una IA que aprenda a prescindir de nosotros. Pero por ahora, la IA aún no ha desarrollado «pensamiento abstracto profundo», «relaciones causales profundas» ni «sentimiento estético profundo».

Sin todo esto, la IA no puede convertirse en un ser humano, y mucho menos en un dios. Los avances científicos no ocurren con frecuencia ni siguen un calendario: en 60 años, solo ha habido un gran avance, el aprendizaje profundo. Necesitaríamos al menos una docena de avances similares para hablar de una transición a la singularidad.

De todos modos, la IA será el resultado de cómo la construyamos. No somos meros espectadores de los cambios venideros; nosotros mismos los creamos.

Si creemos en nuestra inutilidad como especie, eso es lo que sucederá. Pero si creemos que la IA será nuestra aliada para construir un futuro mejor, eso también sucederá. Todo depende únicamente de nosotros.

10 mejores ideas

1.El aprendizaje profundo es el logro principal en IA en el último medio siglo. Pero para desarrollar una superinteligencia, necesitamos al menos una docena de avances similares.

2.La IA necesita datos específicos y bien estructurados, un ámbito limitado y un objetivo concreto para aprender eficientemente. De lo contrario, es como un estudiante descuidado.

3.En 2016, cazábamos Pokémon en pantallas de teléfonos inteligentes. Para 2041, no saldremos sin gafas de realidad virtual que enriquezcan nuestra experiencia.

4.En 2041, será difícil distinguir entre una persona real y un holograma en la pantalla.

5.Comparar un asistente de voz de 2021 con uno de 2041 es como comparar a Homer Simpson con Albert Einstein.

6.Las oportunidades de la IA en medicina son tan prometedoras que, para 2041, podríamos vivir 20 años más.

7.Durante siglos, vivimos en una sociedad basada en la escasez. Pero en 2041, la economía de la abundancia será la norma.

8.Creatividad, empatía y habilidades manuales son las competencias clave en la era de la automatización universal.

9.Para 2041, aunque la IA no pueda responder a qué nos hace felices, nos ayudará a experimentar felicidad con más frecuencia.

10.La IA no es un regalo divino. Será lo que decidamos crear nosotros mismos.

Principios para enfrentarse al nuevo orden mundial de Ray Dalio | Resumen y notas

El planeta experimenta inestabilidad y transformaciones constantes, y en estos instantes asistimos a numerosos conflictos y presiones a escala global, como la pugna por la supremacía global entre EE. UU. y China, y el riesgo de un nuevo colapso financiero. Por otro lado, la crisis sanitaria del COVID-19 ha generado temor e incertidumbre durante casi tres años.

No obstante, la experiencia histórica muestra que estos lapsos de inseguridad y cambio son recurrentes y que, con el tiempo, llegan a su término.

En su reciente libro «Principios para enfrentarse al nuevo orden mundial», Ray Dalio estudia los ciclos de la historia universal y nos indica en qué fase nos hallamos en la actualidad.

Si bien nos advierte que es factible que afrontemos una crisis de gran magnitud, también nos brinda los recursos para estar listos y salir adelante en este tiempo de incertidumbre.

¿En qué mundo estamos?

El estudio de Ray Dalio sobre el orden mundial se ha visto motivado por tres factores que prevalecen en la economía y política globales actuales:

  1. Elevados niveles de deuda mundial junto con tasas de interés extremadamente bajas;
  2. Una amplia brecha en el bienestar entre los distintos estratos sociales dentro de los países, sumada a las diferencias políticas entre estos;
  3. El crecimiento del poderío de China, desafiando a la actual potencia mundial: Estados Unidos.

La conjunción de estos factores resulta preocupante, pero no es única. La situación actual rememora el período comprendido entre 1930 y 1945: en aquel entonces, los bancos centrales también recurrieron a la reducción de tasas de interés para estimular la economía e imprimir dinero para adquirir activos financieros; asimismo, existía una marcada brecha entre pobres y ricos, lo que condujo a un elevado nivel de tensión política y al surgimiento de líderes populistas en el poder (como Hitler).

La ambiciosa Alemania y Japón irrumpieron progresivamente en el orden mundial, lo que finalmente desembocó en una catástrofe en política exterior: la Segunda Guerra Mundial.

Al adentrarse en la historia, Dalio comprendió cada vez con mayor claridad que la existencia de potencias mundiales, ya sea Gran Bretaña en el siglo XIX o Estados Unidos en la actualidad, obedece a un determinado algoritmo, y se desarrolla siguiendo la lógica de un ciclo político y económico predecible.

Actualmente, el mundo se encuentra al final de otro ciclo, el cual amenaza con reestructurar todo el orden mundial y, en consecuencia, generar grandes trastornos socioeconómicos, incluyendo la posibilidad de una guerra a gran escala. Entonces, ¿cómo funciona el mecanismo de la historia mundial?

Leer más

Como funciona realmente el mundo | Vaclav Smil

A pesar de los notables avances tecnológicos en el campo de la energía limpia y la exploración marciana, nuestro mundo continúa siendo dependiente de recursos esenciales como el acero, cemento, amoníaco y petróleo.

Vaclav Smil sostiene que esta situación persistirá al menos durante las próximas tres décadas. En su obra «Cómo funciona realmente el mundo», Smil investiga el funcionamiento de nuestro planeta y analiza los costos y repercusiones de diversos proyectos ambiciosos.

Si bien el libro brinda una perspectiva profunda sobre múltiples temas, no presenta propuestas ni soluciones específicas para abordar los problemas mencionados.

Te lo recomiendo con el fin de fomentar habilidades de pensamiento crítico y lograr una comprensión más precisa de la realidad que nos rodea.

Sobre el Autor

Vaclav Smil es un científico y escritor de renombre, autor de más de 40 libros sobre problemas globales de la humanidad. Profesor honorario de la Universidad de Manitoba, es un consultor respetado por muchos gobiernos del mundo y es admirado por Bill Gates.

A pesar de su éxito y su influencia en el mundo académico y político, Smil es conocido por su reclusión y prefiere vivir en una casa alejada del bullicio, cultivar vegetales en su propio jardín y no usar teléfono móvil.

Aunque no habla con la prensa ni asiste a conferencias científicas, su trabajo es reconocido por su compromiso con los hechos, la lógica y la independencia de opinión. Leer más

¿Escuchas música mientras trabajas?

¿También te gusta escuchar música mientras trabajas? No estás solo en esto. Resulta que una gran mayoría, alrededor del 85%, de quienes tienen la opción de poner música mientras trabajan, eligen hacerlo.

Y no solo eso, más del 40% de las personas mantienen la música de fondo durante todo el día. Por esta razón, no sorprende que a los investigadores les intrigue cómo esta costumbre afecta nuestra productividad.

Leer más

Cómo simplificar las cosas

Llevo tiempo pensando en que la habilidad de simplificar se ha ido perdiendo dentro del abanico de talentos de las personas. Es un requerimiento básico para trabajar más inteligente.

Me enfocaré dándole una definición propia y un contexto para desarrollarla y practicarla.

La simplificación es una herramienta poderosa para mejorar la productividad, ahorrar tiempo y energía mental. Consiste en eliminar o reducir al mínimo las tareas o procesos innecesarios o poco efectivos, y enfocarse en lo que es realmente importante.

Antes de proceder directamente a la simplificación, veamos qué «cosas» generalmente se pueden simplificar.

Cuando simplificamos, nos permitimos ahorrar tiempo y energía mental para que podamos centrarnos en lo importante. Hay varias cosas que pueden ser simplificadas , desde reorganizar nuestro espacio de trabajo hasta la planificación de proyectos.

Por ejemplo, reducir del número de aplicaciones que utilizamos en el teléfono ayuda a mantener el orden. 

Simplifica tus procesos hoy mismo y descubre cuánta diferencia significan un par de cambios bien implementados.

Simplifica tus compromisos

Simplificar tus compromisos es clave para no sentirte abrumado. Obligaciones en el trabajo, en la casa, con los niños, eventos sociales y así un sin fin de compromiso. Es fácil sentirse sobrecargado cuando hay demasiadas responsabilidades en nuestras vidas.

Deberías liberarte de algunas de estas obligaciones para poder enfocarte en lo verdaderamente importante (principalmente los eventos sociales). También es útil combinar actividades para ahorrar tiempo y simplificar nuestras vidas.

Esto significa buscar maneras creativas de aprovechar mejor nuestro tiempo y evitar situaciones en las que no podemos cumplir con todos nuestros compromisos.

Simplificar tus objetivos

Si reducimos nuestra lista de objetivos a solo 3, podemos enfocarnos mejor, evitar ese estrés que se va acumulando y concentrar nuestra energía en lo que es importante.

Antes de empezar, haz un inventario de tus principales objetivos en la vida y elije los 2 o 3 más relevantes en este momento. Despúes, comienza a tomar acciones concretas para lograrlos. 

Simplifica tus palabras

Para mejorar nuestra comunicación, simplificar el lenguaje. Evita usar oraciones complicadas y palabras difíciles de entender. En su lugar, mantengamos el mensaje limpio y específico, así expresaremos mejor nuestras ideas y pensamientos sin confundir a las otras personas.

Simplifica la elección

Tomamos decisiones todos los dias, a cada rato. Si nos concentramos demasiado en cada decisión que tomamos, perdemos una gran cantidad de energía mental sin darnos cuenta.

Para evitar este problema, y por ejemplo, tomo el mismo desayuno todos los dias.

En lugar de guardar ropa que quizá algún día utilizaré, solo guardo aquellas prendas que realmente uso. Así no pierdo tiempo en elegir entre tantas  opciones.

Simplifica el trabajo

Simplificar el trabajo es un reto, especialmente hoy con tantas ladrones de atención. Aquí lo importante es enfocarnos en lo que verdaderamente importa y eliminar todas esas distracciones externas que nos frien el cerebro

Esto significa identificar nuestras prioridades, establecer plazos claros y deshacernos de cualquier cosa innecesaria o distractora.

Al enfocarnos en la tarea más importante, podremos completarla con mayor eficiencia y obtener mejores resultados. Además, al simplificar el trabajo, aumentaremos nuestra productividad general ya que podremos concentrarnos mejor en los objetivos clave sin perder energía ni tiempo valioso con cosas inútiles.

Por lo tanto, enfocarse en lo que realmente vale la pena es clave para simplificar nuestras obligaciones laborales diarias.

Comienza a simplificar tu vida

Aquí hay algunas estrategias que utilizo y que te podrían ayudar.

Crear listas cortas

Cualquiera que sea el tema:

  • Tres objetivos para la semana.
  • Tres objetivos en la jornada.
  • Tres valores a los que te vas a adherir.

Esto te da una dirección clara para la acción y no te sentirás abrumado. El estrés ocurre cuando una persona está bajo presión. Y surge como resultado de una larga listas de objetivos pendientes.

Ordena tu navegador

Ordena tu navegador, tenerlo ordenado es importante ya que ahí pasamos la mayor parte del dia trabajando. Intenta no usar más de tres pestañas a la vez y considera utilizar una herramienta como Workona para guardar tus marcadores y favoritos.

Si vas a estar durante mucho tiempo en un sitio web, activa el modo de pantalla completa (F11 ) y borra el caché, historial y cookies de vez en cuando para que tu navegador funcione más rápido

De esta manera, podrás mantener tu navegador ordenado y optimizado para un trabajo más eficiente.

Deshazte de las cosas, especialmente de las grandes.

La tecnología nos da más por menos. Una laptop sirve para trabajar, divertirse y aprender, todo sin ocupar mucho espacio.

En cambio lass cosas grandes y pesadas son difíciles de guardar y cuesta moverlas.

No acumules basura. Recicla. Dona. Recuerda la sensación de alivio al liberar espacio. Úsala a tu favor.

Aplica el principio 80/20

El principio de Pareto, es una gran herramienta para apriorizar y enfocarnos en el 20% de nuestras acciones que nos darán los mejores resultados.

Este principio se puede aplicar a casi cualquier aspecto de nuestra vida, desde la administración del tiempo hasta los objetivos financieros.

Nos dice qué importa y qué no. Nos ayuda a poner energía donde vale la pena.

Algunos ejemplos:

Con el principio 80/20, te darás cuenta de que sólo el 20% de tus conocidos realmente aportan algo positivo a tu vida.

¿Desalentador y hasta un poco triste?. Si, pero la verdad es que hay muchas personas en tu círculo social que no agregan nada valioso a tu vida.

Estas son las personas con las que pasamos la mayor parte del tiempo sin darnos cuenta. Para obtener lo mejor, necesitamos centrarnos en las relaciones que nos satisfacen y nos impulsan a hacer cosas grandes.

  • El 80% de lo que hacemos no nos acerca a nuestras metas.
  • El 80% de nuestras metas no se cumplen, ya sea por errores o porque no importaban tanto.
  • El 80% de nuestros pensamientos no nos llevan a ninguna parte.

Por supuesto, el 80% y el 20% son números relativos. Puede haber una proporción de 65% a 35% o incluso 99% y 1%. Pero la esencia es la misma, la gran mayoría de nuestros esfuerzos, pensamientos o acciones no aportan ningún beneficio. Y solo en raras ocasiones conducen a excelentes resultados.

Aprende a pensar en un estilo 80/20. Fíjate en lo que está oculto. Intenta ver lo que otros no pueden ver. Analízate a ti mismo y a tus acciones, tratando de encontrar el 20% más productivo.

Deshazte de algunas obligaciones

Podemos deshacernos de algunas obligaciones sin sentirnos culpables. Por su puesto que si.

Decir no a las tareas sin valor nos da tiempo y energía para lo que importa.

Nos libera y nos da más fuerza para los desafíos que importan. Nos ayuda a simplificar y centrarnos en lo que cuenta.

Consideraciones importantes

O por qué no deberías simplificar excesivamente

Hay tareas y proyectos que son complicados por naturaleza, y para hacerlos bien necesitas prestar atención a cada detalle. Si abusamos de la simplificación podríamos pasar por alto algunas cosas clave y el resultado final no sería el mejor.

Si hacemos todo demasiado sencillo, limitamos nuestra creatividad.

También podríamos perder habilidades para lidiar en situaciones más complicadas. Esto nos puede perjudicar la vida en nuestreo trabajo y también en la vida personal.

Por último, la simplificación excesiva podría llevarnos a deshumanizar nuestras relaciones con las demás personas. Podríamos empezar a tratarlas como objetos o simplemente como medios para alcanzar nuestros objetivos, y eso afectaría nuestras relaciones.

Entonces ya sabes, simplifica tu vida pero evita los extremos. Como siempre, las cosas están en el medio. Evita los extremos. 

Las opiniones de los trabajadores de base importan mucho

En el mundo corporativo, las decisiones se trazan a menudo en edificaciones lejanas, desligadas de la trama real del trabajo cotidiano. Las resoluciones caen como lluvia desde arriba, sin oír a aquellos trabajadores que se mantienen en la base, como una especia de cascada.

Pero hay una verdad simple que los líderes empresariales deben recordar: aquellos que están en el terreno poseen un conocimiento invaluable que puede impulsar la empresa hacia adelante.

Esos trabajadores de base, sí, esos hombres y mujeres que entregan su esfuerzo cada día, saben bien qué es lo que funciona y qué no. Son los primeros en lidiar con los desafíos, y a menudo, son ellos quienes encuentran las soluciones más prácticas y efectivas. Este conocimiento crudo y valioso se evapora cuando los oídos de los altos rangos se cierran y su valor se desestima.

Las mejores ideas surgen, a menudo, de aquellos que trabajan directamente con los productos, con las máquinas, los clientes, los procesos… Estas personas ven oportunidades y soluciones que aquellos líderes distantes de las operaciones cotidianas podrían pasar por alto. Su punto de vista único puede ser un catalizador para la innovación y el crecimiento continuo. Escuchar y respetar su voz no es solo justo, es beneficioso.

Para las empresas, escuchar y valorar las voces de los trabajadores de base puede convertirse en una ventaja competitiva real. La innovación, la eficiencia y la satisfacción del cliente pueden mejorar significativamente cuando se aprovechan las ideas de la base.

Pongamos el ojo en una fábrica de alimentos. Los hombres de traje, ejecutivos y gerentes de alto nivel, con sus títulos de MBA, Masters y otros pergaminos, están buscando solucionar un problema de producción. El problema es persistente, obstinado, afecta los tiempos de entrega, irrita a los clientes. Se han gastado recursos en consultores externos, en reuniones largas, buscando la causa, el origen del problema.

Leer más

Los Próximos 100 Años: Pronósticos para el Siglo XXI

Hace 15 años, el politólogo estadounidense George Friedman publicó sus predicciones sobre lo que ocurrirá en el planeta durante los próximos 100 años.

«Los próximos 100 años» se publicó en 2009 y no solo no se perdió en los estantes entre docenas de pronósticos diferentes, sino que los lectores estupefactos, año tras año, estaban convencidos de que Friedman tenía razón.

Estados Unidos siguió afirmándose como el principal actor político. La influencia de Turquía crecía en el este. Los hechos que hemos presenciado ahora, en 2022, también se han hecho realidad hasta en cierta medida.

¿Qué le espera al mundo? ¿Para qué debemos estar preparado?

Las respuestas que tienen una alta probabilidad de ser correctas se encuentran en estas notas y resumen del libro.

Leer más

You cannot copy content of this page