El libro de Daniel Kahneman, «Pensar rápido, pensar despacio» está dedicado al trabajo del pensamiento humano.

Fue el resultado de una investigación científica, por la cual el autor recibió el Premio Nobel de economía.

«Pensar despacio» de Daniel Kahneman demuestra que cualquier persona normal comete errores sistemáticos en el razonamiento, especialmente en condiciones de incertidumbre.

Estos errores son inherentes a la naturaleza misma, el estado emocional no los afecta. El autor divide el mecanismo del pensamiento humano en dos sistemas:

El Sistema 1 usa asociaciones y metáforas para un bosquejo descuidado de la realidad.

El sistema 2 usa juicios razonados y bien considerados, pero es reacio a involucrarse en el trabajo.

Una persona en todas partes está buscando soluciones fáciles y, por lo tanto, encuentra rápidamente patrones donde no existen.

Porque leerlo

  • Aprender sobre los errores de pensamiento sistemáticos que afectan la toma de decisiones.
  • Conocer las ideas de la economía del comportamiento, sobre la cual se basan los últimos desarrollos de los especialistas en marketing.
  • Comprender cómo el valor subjetivo afecta la opinión de una persona, incluida la conclusión de transacciones en condiciones de incertidumbre.

Por lo general, juzgamos lo que sucede a nuestro alrededor sobre la base de nuestra propia intuición, y la verdad está de nuestro lado. Pero esto no siempre sucede: a menudo confiamos en nosotros mismos, incluso si estamos equivocados.

Este libro ayudará a mejorar la capacidad de reconocer y comprender los errores de juicio y elección, primero entre otros, y eventualmente con uno mismo, al proporcionar al lector un lenguaje rico y preciso para describirlos. En algunos casos, una comprensión correcta del problema ayudará a reducir el daño causado por juicios erróneos y decisiones erróneas.

Por lo general, juzgamos lo que sucede a nuestro alrededor sobre la base de nuestra propia intuición, y la verdad está de nuestro lado. Pero esto no siempre sucede: a menudo confiamos en nosotros mismos, incluso si estamos equivocados. Este libro ayudará a mejorar la capacidad de reconocer y comprender los errores de juicio y elección, primero entre otros, y eventualmente con uno mismo, al proporcionar al lector un lenguaje rico y preciso para describirlos. En algunos casos, una comprensión correcta del problema ayudará a reducir el daño causado por juicios erróneos y decisiones erróneas. 

Este libro habla de actos precipitados y decisiones equivocadas y con qué frecuencia usamos mal nuestro pensamiento «rápido» (automático, instintivo, emocional) y «lento» (racional y lógico). Un optimismo excesivo, una autoestima sobreestimada, una interpretación incorrecta de los eventos: todo esto conduce a errores inevitables en la planificación. Cómo lidiar con esto se describe en uno de los principales éxitos de ventas de nuestro tiempo.

Dos modos de pensar

Usualmente puedes decir lo que piensas. El proceso de pensar parece comprensible: un pensamiento consciente naturalmente causa lo siguiente. Pero, básicamente, la mente funciona de manera diferente: la mayoría de los pensamientos surgen de una manera desconocida, y el trabajo mental que conduce a impresiones, premoniciones y decisiones generalmente pasa desapercibido.

Hay dos modos de pensar. Para determinar la primera, intuitiva, espontánea, se usa el nombre «pensamiento rápido», y el segundo modo, consciente, razonable, se llama «pensamiento lento».

El pensamiento rápido se activa automática e instantáneamente, lo que requiere poco o ningún esfuerzo. El pensamiento lento brinda la atención necesaria para los esfuerzos mentales conscientes, incluso para cálculos complejos. El pensamiento rápido da lugar a impresiones y sentimientos, y las acciones del pensamiento lento a menudo se asocian con un sentido de actividad, elección y concentración.

Las acciones automáticas del pensamiento rápido crean patrones complejos de pensamientos, pero solo el pensamiento lento puede construirlos en una secuencia ordenada.

Tanto ese como otro sistema poseen habilidades, restricciones y funciones únicas. ¿Qué puede hacer el pensamiento rápido? Por ejemplo, determine cuál de los dos objetos está más cerca, oriéntese hacia la fuente de un sonido fuerte, retrate una mueca de disgusto al ver una imagen vil, conduzca un automóvil por una carretera vacía, entienda una oración simple, determine la hostilidad en una voz, etc. Estas acciones ocurren automáticamente y no requieren esfuerzo.

Las oportunidades para pensar rápidamente son nuestras habilidades internas. Nacemos listos para percibir el mundo, reconocer objetos, evitar pérdidas y temer a las arañas. Otras acciones mentales se vuelven rápidas y automáticas después de un largo entrenamiento.

El pensamiento rápido incluye conocimiento experto y pensamiento inconsciente, así como todas esas acciones cerebrales absolutamente automáticas en el campo de la percepción y la memoria que nos ayudan a recordar con precisión la capital de Rusia o determinar que hay una lámpara sobre la mesa.

Pero de vez en cuando no se nos ocurre una respuesta razonable, y en tales casos cambiamos a una forma más profunda de pensamiento que requiere mucho esfuerzo. Esto es pensamiento lento. Usando el pensamiento lento, puede hacer lo siguiente: prepárese para la señal de inicio en la carrera, escuche la voz de la persona adecuada en una habitación ruidosa y llena de gente, recuerde el sonido sorprendido, hurgando en su memoria, acelere intencionalmente el paso, dicte su número de teléfono al interlocutor, etc.

En todas estas situaciones, debe tener cuidado y, si no está preparado o distraído, puedes hacerlo peor o nada en absoluto. Una de las funciones principales del pensamiento lento es rastrear y controlar los pensamientos y acciones que ofrece el pensamiento rápido.

El pensamiento lento y rápido interactúa. El pensamiento rápido funciona automáticamente, y el pensamiento lento está en un modo cómodo de mínimo esfuerzo. El pensamiento rápido genera constantemente oraciones para el pensamiento lento: impresiones, premoniciones, intenciones y sentimientos.

Si la decisión lenta los aprueba, las impresiones y premoniciones se convierten en creencias y los impulsos en acciones intencionales. Cuando todo transcurre sin problemas, y esto sucede casi siempre, el pensamiento lento acepta la sugerencia de pensamiento rápido con poco o ningún cambio. Como regla general, usted cree en sus impresiones y actúa de acuerdo con sus deseos, y esto es bastante aceptable.

Cuando el pensamiento rápido encuentra dificultades, se convierte en pensamiento lento para resolver el problema actual con un procesamiento más detallado, es decir, el pensamiento lento intenta responder a la pregunta de que el pensamiento rápido no tiene respuesta; por ejemplo, resuelve 17×24.

En otras palabras, el pensamiento lento entra en juego cuando se descubre una pregunta que el pensamiento rápido no tiene respuesta. El pensamiento lento es responsable del control constante de su comportamiento: es gracias a él que puede permanecer educado en la ira y atento, conduciendo un automóvil por la noche.

El pensamiento lento se moviliza si descubre que está a punto de cometer un error (recuerde cómo casi soltó algo ofensivo) y lo difícil que fue para usted recuperarse.

En general, la parte principal de lo que usted (su pensamiento lento) piensa y hace es generado por el pensamiento rápido, pero en caso de dificultades, el pensamiento lento toma el control, y por lo general se le deja la última palabra.

La división del trabajo entre los dos sistemas es muy efectiva. La mayoría de las veces, todo está bien, porque el pensamiento rápido realiza sus funciones perfectamente: forma modelos precisos de situaciones y pronósticos a corto plazo, responde rápidamente a las tareas emergentes.

Sin embargo, el pensamiento rápido tiene sus propias distorsiones, errores sistemáticos que tiende a cometer en ciertas circunstancias.

A veces, no responde a las preguntas formuladas, sino a las más fáciles, y está poco versado en lógica y estadística. Otra limitación del pensamiento rápido es que no se puede apagar. Cuando vea una palabra en un idioma familiar en la pantalla, la leerá, a menos que otra cosa desvíe su atención.

Conflicto de dos pensamientos y autocontrol.

A menudo sucede que siente un conflicto entre la tarea que pretendía realizar y la reacción automática que lo impidió. Es difícil no mirar a una pareja extrañamente vestida en un restaurante o concentrarse en un libro aburrido cuando de repente resulta que estamos constantemente regresando al lugar donde lo que leemos no tiene sentido.

Alguien tuvo que contenerse para no enviar a alguien al infierno, y los conductores que se metieron en el camino helado, resistieron la reacción natural y siguieron las instrucciones «¡volante en dirección al derrape y no frenar!» En otras palabras, el pensamiento lento es responsable del autocontrol.

La diferencia entre impresiones y creencias puede ser enorme. En la Figura 1, ves la famosa ilusión de Mueller-Layer. Ya ha medido los segmentos con una regla y sabe con certeza que su longitud es la misma.

Pero los segmentos están dibujados de tal manera que uno de ellos parece más largo que el otro. Y aunque el pensamiento lento ya sabe que los segmentos son iguales, el pensamiento rápido, que no se puede detener y que percibe todo automáticamente, seguirá viendo segmentos de diferentes longitudes y asumirá que el inferior es más largo. Para contrarrestar la ilusión, aprenda a no confiar en las primeras impresiones.

Las personas son demasiado seguras de sí mismas y tienden a confiar demasiado en su propia intuición. Los esfuerzos mentales aborrecen a muchos, y tratan de evitarlos de cualquier manera posible.

Las personas a menudo toman la respuesta más plausible como la correcta. De hecho, para descartarlo, se requiere mucho trabajo: la lógica no es fácil de probar en presencia de convicción persistente. Si las personas creen en la verdad de cualquier declaración, creerán de buena gana incluso argumentos insostenibles en su apoyo.

El pensamiento rápido funciona automáticamente y no se puede desactivar a voluntad, por lo que es difícil evitar sus errores.

Los prejuicios no siempre se pueden evitar, porque el pensamiento lento puede simplemente no ser consciente de un error. Los errores se pueden evitar solo si el pensamiento lento supervisará específicamente esto y hará esfuerzos adicionales.

Pero vivir toda su vida en guardia tampoco es muy bueno y poco práctico, y el pensamiento lento no puede reemplazar el pensamiento rápido por las decisiones cotidianas debido a su lentitud.

Lo mejor es comprometerse: aprenda a reconocer situaciones en las que los errores son posibles y haga todo lo posible para evitar errores graves si hay mucho en juego.

Mecanismo asociativo

Al ver las palabras «plátanos» y «vómitos», inmediatamente imaginó imágenes desagradables, hizo una mueca de disgusto, es decir, reaccionó a la palabra desagradable, y esto sucedió automáticamente y sin su control.

La razón estableció independientemente una conexión causal entre estas palabras, y todo el complejo conjunto de reacciones se manifestó rápidamente y sin esfuerzo: algunos pensamientos provocaron a otros, extendiendo una ola de actividad en el cerebro. Todo esto hizo pensar rápido. Una característica importante de esta compleja secuencia de eventos es su conectividad.

La palabra evoca recuerdos que evocan sentimientos, que a su vez forman expresiones faciales y otras reacciones. En aproximadamente un segundo, usted realizó de forma automática e inconsciente una acción sorprendente.

Tu pensamiento rápido tenía sentido en la situación, vinculando las palabras con causa y efecto, evaluó el posible grado de amenaza y creó un cierto contexto para el desarrollo posterior de los eventos.

El mecanismo que desencadena estos eventos mentales se llama asociación de pensamientos. Esta es otra prueba de que sabemos mucho menos sobre nosotros mismos de lo que pensamos.

En la década de 1980, los psicólogos descubrieron que una colisión con una determinada palabra provoca cambios inmediatos: las palabras relacionadas con las determinadas se recuerdan más fácilmente.

Si acaba de ver la palabra LAVAR, entonces la palabra M … O agrega a la palabra JABÓN, no CARNE. Pero si lees la palabra ALIMENTACIÓN, entonces escribe, más bien CARNE que JABÓN. Esto se llama el efecto anterior, es decir, la palabra «lavado» dio la instalación en la palabra «jabón», y hay – en la carne. Todo esto sucede inconscientemente.

Los resultados del estudio de este efecto ponen en peligro nuestra percepción de nosotros mismos como creadores conscientes e independientes de nuestros juicios y elecciones. Es difícil de creer, porque el pensamiento lento cree que es lo principal y que conoce los motivos de su elección, pero no lo es.

Por supuesto, no dependemos completamente de la configuración del entorno, es decir, el efecto de precedencia es estable, pero no necesariamente fuerte. Pero debe tenerse en cuenta que el efecto de precedencia existe, es decir, uno debe aceptar esto como verdad en relación con uno mismo.

El pensamiento rápido controla muchas de tus acciones. Da impresiones que a menudo se convierten en tus creencias, y es una fuente de impulsos en los que a menudo se basan tus acciones y elecciones. Es la fuente de sus juicios rápidos y a menudo precisos, pero también da lugar a muchos errores sistemáticos en sus conjeturas.

La ilusion de la verdad

La repetición frecuente es una forma confiable de hacer que las personas crean una mentira, porque distinguir la verdad y el sentimiento de algo familiar no es fácil. La única frase familiar en la declaración es suficiente para hacer que toda la creencia parezca familiar y, por lo tanto, verdadera.

Supongamos que quieres que los lectores te crean. Incluso si tu mensaje es verdadero, no significa que la gente te creerá. Por lo tanto, puede aprovechar la ilusión de ligereza y lograr el efecto deseado. Lo principal es maximizar la legibilidad del texto.

Comparemos dos afirmaciones: «Adolf Hitler nació en 1892» y «Adolf Hitler nació en 1887». Ambas declaraciones son incorrectas, pero antes creerán en la primera. Y si su mensaje se imprime en papel de calidad y las letras son de color azul o rojo brillante, lo creerán incluso antes.

Haga su mensaje no solo simple, sino también memorable. Exprese sus pensamientos en forma de versos; entonces serán más fáciles de percibir como verdades. Sin embargo, no te olvides de la lógica.

Si su afirmación es absurda y contradice la lógica, nadie le creerá. A menudo decidimos que una declaración es verdadera cuando está vinculada de manera lógica o asociativa a nuestras otras creencias y preferencias o proviene de una fuente en la que confiamos y simpatizamos.

En este caso, sentimos facilidad psicológica. Por supuesto, no podemos rastrear qué causó exactamente esta claridad: el tipo de fuente o las cadenas rimadas. Pero si lo desea, puede superar algunos de los factores que dan lugar a la ilusión de la verdad.

Un hecho interesante es que si se encuentra con una fuente mal impresa, es más probable que comprenda que está leyendo un mensaje falso, porque cuando intenta descubrir una fuente pálida, se activará el pensamiento lento, que rechazará la respuesta intuitiva incorrecta.

Mecanismo de conclusión apresurado

Las conclusiones apresuradas son efectivas si son correctas, el precio del error es aceptable y la prisa por ahorrar mucho tiempo y esfuerzo. Pero cuando la situación no es familiar, hay mucho en juego y no hay tiempo para recopilar información adicional, por lo que arriesgarse es arriesgado.

En estas condiciones, es probable que se produzcan errores de intuición, que pueden evitarse mediante la intervención intencional del pensamiento lento. En primer lugar, cuando el pensamiento lento está ocupado con algo, no tiene tiempo para rastrear si el mensaje es verdadero o no, y estamos listos para creer cualquier cosa.

Por lo tanto, la publicidad tiene un efecto mucho más fuerte en las personas cansadas y agotadas. También estamos fuertemente influenciados por las primeras impresiones, el llamado efecto halo, que aumenta su fuerza hasta el punto de que el resto de la información se pierde casi por completo. Para reducir el efecto halo, se debe usar un juicio independiente.

El método de juicio independiente se puede aplicar a los ejecutivos de la empresa durante las reuniones. No se debe permitir que una opinión se convierta en la base del resto, por lo tanto, se debe observar una regla simple: todos los participantes escriben un resumen de su punto de vista antes de la discusión y, por lo tanto, utilizan de manera efectiva toda la variedad de conocimientos y opiniones dentro del grupo.

En una discusión estándar, las opiniones de quienes hablan antes y de manera más convincente que otras, obligando a otros a unirse, tienen demasiado peso.

La respuesta a una pregunta más fácil.

Hay una característica notable en la vida de su mente: rara vez se confunde. En un estado normal, la mente tiene sentimientos y opiniones intuitivas sobre casi todo lo que te encuentras.

Te gustan las personas mucho antes de que las conozcas mejor; no confías en extraños sin ninguna razón en particular y sientes cuando el negocio es exitoso sin entrar en su análisis. ¿Cómo generamos opiniones intuitivas sobre temas complejos? Si una pregunta difícil no se responde rápidamente, el pensamiento rápido busca una pregunta relacionada más fácil y la responde, es decir, hace una sustitución.

Ante cualquier tarea, el mecanismo del pensamiento rápido se activa a plena potencia. Si una persona tiene el conocimiento correcto, la intuición reconoce la situación y es probable que una solución intuitiva sea la correcta.

Cuando la pregunta es difícil y no hay una solución calificada, la intuición todavía tiene una posibilidad: la respuesta se le ocurrirá rápidamente, incluso si esta no es la respuesta correcta a la pregunta.

Por ejemplo, si el director de inversiones se enfrenta a la pregunta «¿Invierto en acciones de Ford?» él bien puede tomar una decisión positiva solo porque en su mente la pregunta ha sido reemplazada por una más simple: «¿Me gustan los autos Ford?»

La sustitución es una buena estrategia para resolver problemas difíciles. Entonces, por ejemplo, la pregunta «¿Qué tan feliz estoy últimamente?» es difícil para nosotros, mientras responderemos instantáneamente la pregunta relacionada «¿Cuál es mi estado de ánimo hoy?», y sin saber la respuesta a la pregunta «¿Cuánto acepta gastar en salvar una especie en peligro de extinción?» responderemos la pregunta «¿Qué emociones siento cuando pienso en la muerte de delfines?» La llamada «fracción mental» hace que sea fácil generar respuestas rápidas sin cargar el pensamiento lento con el trabajo duro.

Para responder correctamente la pregunta, debe pensar si hubo una sustitución: «¿Este candidato tendrá éxito o simplemente nos gustó cómo respondió las preguntas de la entrevista?», «Utilizamos los datos del informe del año pasado para evaluar el valor potencial de la empresa a través de varios años tal vez

Efecto vinculante

El efecto vinculante es un fenómeno interesante que se manifiesta cuando las personas se enfrentan a un número arbitrario antes de evaluar un valor desconocido. Si se le pregunta si Gandhi tenía más de 114 años en el momento de la muerte, su puntaje será más alto que si la cifra fuera 35.

Al pensar en cuánto gastar en una casa, se verá afectado por el precio solicitado: la misma casa en el precio declarado más alto parecerá mejor, incluso si está decidido a no ceder, y así sucesivamente: la lista de ejemplos es interminable.

El efecto vinculante ocurrirá sin importar qué número se le solicite considerar como una posible solución.

Hay situaciones en las que el efecto vinculante parece razonable. Sin embargo, debido a ellos, nos encontramos sugestionables, y, por supuesto, hay muchos que quieren explotar nuestra credulidad.

Hay varias formas de superar el efecto vinculante. Por ejemplo, los negociadores deberían centrarse en buscar en la memoria argumentos en contra de la vinculación. La activación del pensamiento lento tendrá éxito: el efecto vinculante disminuirá, porque la estrategia de deliberación deliberada de otras soluciones protege bien de su influencia.

Otra forma, por ejemplo, al comprar una casa, no es hacer contraofertas locas por solicitudes excesivas del otro lado, sino abandonar las instalaciones para dejar en claro no solo al lado opuesto, sino también a usted mismo que bajo estas condiciones no continuará las negociaciones.

Nuestros pensamientos y comportamiento están influenciados por incentivos que nosotros no notamos ni realizamos.

El medio ambiente tiene un gran impacto en nuestros pensamientos y comportamiento. Muchos no creen en los resultados, porque no corresponden a su experiencia. Otros están molestos porque que pone en peligro su sentido de autonomía e independencia.

El poder aterrador del efecto vinculante es que incluso si le prestas atención, todavía no sabes cómo dirige y limita tus pensamientos. Por lo tanto, proceda con la suposición de que de esta manera cualquier número sonoro lo afecta, y si hay mucho en juego, movilice su pensamiento lento para superar el efecto vinculante.

Disponibilidad 

El mundo en nuestras cabezas no es un reflejo preciso de la realidad, porque nuestras estimaciones de la frecuencia de los eventos están distorsionadas por la prevalencia y la intensidad emocional de la información que nos rodea.

Por lo tanto, un accidente aéreo que atraiga la atención de los medios de comunicación cambiará sus sentimientos sobre la seguridad del vuelo por un tiempo, y si ve un auto en llamas en la carretera, pensará en los accidentes por un tiempo.

La experiencia personal también juega un papel importante en cometer errores: por ejemplo, una sentencia emitida injustamente en su juicio socavará más seriamente su fe en la justicia que un informe periodístico sobre dicho incidente. ¿Cómo evitar esto? La accesibilidad ayuda a explicar por qué, después de los incidentes, hay una tendencia a contratar un seguro y tomar medidas de protección.

Cosa interesante que las acciones de protección de individuos y gobiernos generalmente corresponden a los peores desastres que han ocurrido hasta la fecha, ya que los desastres más terribles siempre son difíciles de imaginar. Las distorsiones debidas a la accesibilidad son muy poderosas.

Por ejemplo, debido a los informes de los medios, casi todos creen que la muerte por accidente es más probable que por un derrame cerebral, aunque las personas mueren el doble de veces por un derrame cerebral; Los tornados se denominan una causa más común de muerte que el asma, aunque mueren de asma 20 veces más a menudo; la muerte por un rayo se considera menos probable que la muerte por botulismo, aunque un rayo mortal ocurre 52 veces más a menudo.

Las personas de pensamiento rápido son más propensas a la distorsión debido a la accesibilidad que aquellas que están más alertas. Como regla general, las personas siguen la corriente y están más influenciadas por la disponibilidad de información.

Esto sucede cuando están ocupados simultáneamente con otro negocio que requiere esfuerzo; cuando están de buen humor debido a recuerdos alegres; cuando confían demasiado y creen en su intuición; cuando tienen poder (incluso un simple recordatorio del poder que una persona poseía antes aumenta su confianza en su propia intuición).

Cómo hacer frente a predicciones intuitivas

La vida nos da muchas oportunidades para predecir. Los economistas predicen la inflación y el desempleo, los analistas financieros predicen los ingresos, los expertos militares predicen el número de víctimas, los editores y los productores predicen el público objetivo, los chefs predicen la demanda de platos en el menú.

En la vida personal, predecimos la reacción del cónyuge al cambio propuesto o nuestra capacidad de sentirnos cómodos en un nuevo lugar de trabajo. Algunas estimaciones predictivas se basan en datos de tablas, cálculos precisos y análisis detallados de los resultados.

Para otras predicciones, la intuición y el pensamiento rápido entran en juego. Hay premoniciones basadas en habilidades y experiencia, las evaluaciones automáticas rápidas ilustran la intuición profesional. Otras aprehensiones surgen en el proceso de reemplazar preguntas complejas por otras más ligeras. Los juicios intuitivos se hacen con confianza.

Por ejemplo, la facultad contratará a un maestro joven y quiere elegir un candidato con el mejor potencial para el trabajo científico. Kim completó recientemente un proyecto de graduación, tiene excelentes recomendaciones, se desempeñó bien e hizo una impresión maravillosa en todos durante las entrevistas.

Ella no tiene antecedentes serios de investigación científica. En los últimos tres años, Jane trabajó eficazmente en la facultad, realizó muchas investigaciones, pero su informe y entrevista no fueron tan vívidos como los de Kim.

Intuitivamente quiero elegir a Kim, porque causó una fuerte impresión, y a menudo nos guiamos por el principio de «lo que veo es lo que es». Sin embargo, la información útil sobre Kim es mucho menor que sobre Jane.

Por lo tanto, en este caso, haciendo una elección en la comunidad científica, deberíamos votar por Jane, aunque tendría que hacer algunos esfuerzos para superar la impresión intuitiva de las perspectivas de Kim.

Una persona razonable, que evalúa una empresa que es probable que falle, puede invertir una gran suma en ella si la recompensa por el éxito es lo suficientemente alta, pero al mismo tiempo no tendrá ninguna ilusión sobre las posibilidades de tal resultado.

Sin embargo, no todos somos racionales, y muchos necesitan sentirse protegidos de evaluaciones distorsionadas, de lo contrario la capacidad de tomar decisiones se paralizará. Si decide engañarse a sí mismo al aceptar pronósticos extremos, no olvide que se permite sus propios deseos.

«Mente trasera» y recetas para el éxito

A la mente, que crea recuerdos del pasado, le gusta poner todo en los estantes. Cuando ocurre un evento imprevisto, cambiamos inmediatamente nuestra perspectiva de la vida para adaptarnos a una nueva situación.

Imagínese esperando un partido de fútbol, donde ambos equipos tienen aproximadamente la misma clasificación. Uno de los equipos gana por un gran margen. En el modelo mundial actualizado, el equipo ganador se fortalece de inmediato, y esto cambia su visión de sus logros pasados y futuros.

Aprender de lo inesperado es bastante razonable, aunque esto conlleva consecuencias peligrosas. La principal limitación de la mente humana es que es casi incapaz de regresar al pasado, de tomar su posición anterior, sabiendo los cambios futuros. Tan pronto como hayas construido una nueva imagen del mundo o de su parte, la anterior se borrará y ya no recordarás cómo y en qué creías antes.

La imposibilidad de recrear vistas previas inevitablemente implica una reevaluación de lo inesperado de los eventos. Los tomadores de decisiones son particularmente susceptibles a los efectos nocivos de la distorsión en sus recuerdos, porque sus acciones son evaluadas por observadores externos que determinan la calidad de la decisión no por el resultado, sino por su favorableidad.

Por ejemplo, como resultado de una cirugía menor, sucede lo inesperado y el paciente muere. Al escuchar un caso, el jurado preferiría creer que la intervención en realidad contenía un riesgo mayor de lo previsto, y que el médico que lo recetó debería haberlo previsto. Debido a tal error, es casi imposible evaluar correctamente la decisión debido al hecho de que la opinión que parecía correcta al hacerla cambió.

Las distorsiones durante los recuerdos son especialmente susceptibles al efecto nocivo, porque sus acciones son evaluadas por personas externas que determinan la calidad de la decisión no por el resultado, sino por su favorableidad.

Por ejemplo, como resultado de una cirugía menor, sucede lo inesperado y el paciente muere. Al escuchar un caso, el jurado preferiría creer que la intervención en realidad contenía un riesgo mayor de lo previsto, y que el médico que lo recetó debería haberlo previsto.

Debido a tal error, es casi imposible evaluar correctamente la decisión debido al hecho de que la opinión que parecía correcta al hacerla cambió. Las distorsiones durante los recuerdos son especialmente susceptibles al efecto nocivo, porque sus acciones son evaluadas por personas externas que determinan la calidad de la decisión no por el resultado, sino por su favorableidad. Por ejemplo, como resultado de una cirugía menor, sucede lo inesperado y el paciente muere.

Al escuchar un caso, el jurado preferiría creer que la intervención en realidad contenía un riesgo mayor de lo previsto, y que el médico que lo recetó debería haberlo previsto. Debido a tal error, es casi imposible evaluar correctamente la decisión debido al hecho de que la opinión que parecía correcta al hacerla cambió.

Como resultado de una cirugía menor, sucede lo inesperado y el paciente muere. Al escuchar un caso, el jurado preferiría creer que la intervención en realidad contenía un riesgo mayor de lo previsto, y que el médico que lo recetó debería haberlo previsto. Debido a tal error, es casi imposible evaluar correctamente la decisión debido al hecho de que la opinión que parecía correcta al hacerla cambió.

Como resultado de una cirugía menor, sucede lo inesperado y el paciente muere. Al escuchar un caso, el jurado preferiría creer que la intervención en realidad contenía un riesgo mayor de lo previsto, y que el médico que lo recetó debería haberlo previsto. Debido a tal error, es casi imposible evaluar correctamente la decisión debido al hecho de que la opinión que parecía correcta al hacerla cambió.

La distorsión del pensamiento orientado hacia el pasado es especialmente dura para aquellos que, en servicio, actúan en interés de los demás: médicos, asesores financieros, entrenadores de equipos nacionales, directores generales y políticos.

A menudo culpamos a alguien por una buena decisión con un mal final, y si todo sale bien, no consideramos necesario dar las gracias. Aquí se manifiesta la llamada desviación hacia el resultado.

Un movimiento que parecía prudente cuando se recuerda se vuelve descaradamente descuidado, y cuanto más terribles son las consecuencias de una acción en particular, más nos afecta la distorsión del pasado.

En el caso de las decisiones estándar, es difícil para la mente retrospectiva encontrar una causa de descontento; por lo tanto, quienes toman las decisiones, anticipando el flujo de cargos, se inclinan a seguir el protocolo y son extremadamente reacios a asumir riesgos.

Si bien la distorsión y la desviación en la dirección del resultado en su conjunto contribuyen a la aversión al riesgo, debido a ellos, los aventureros irresponsables reciben laureles inmerecidos.

Los ganadores no son juzgados: los jefes que tienen suerte evitan el castigo por tomar acciones demasiado arriesgadas; por el contrario, se los considera especialmente talentosos y perspicaces, ya que han tenido éxito, y sus críticos sensibles se llaman mediocridad cobarde.

Unas pocas victorias aleatorias pueden dotar a un líder embriagador o un señor de la guerra desesperado con un aura de perspicacia y coraje. y sus críticos sensibles se llaman mediocridad cobarde.

Unas pocas victorias aleatorias pueden dotar a un líder embriagador o un señor de la guerra desesperado con un aura de perspicacia y coraje. y sus críticos sensibles se llaman mediocridad cobarde. Unas pocas victorias aleatorias pueden dotar a un líder embriagador o un señor de la guerra desesperado con un aura de perspicacia y coraje.

La ilusión de que se puede entender el pasado da lugar a la ilusión de previsibilidad y control del futuro. Los conceptos erróneos nos tranquilizan, reducen la ansiedad que inevitablemente surgiría con la conciencia de la incertidumbre de nuestra existencia. Todos necesitamos sentir que cada acción tiene una consecuencia correspondiente, que el éxito es inteligente y valiente. Muchas guías de negocios están diseñadas específicamente para satisfacer esta necesidad.

Por supuesto, el estilo de liderazgo y la personalidad del líder afectan los ingresos de las empresas. Pero el efecto de esta influencia no es tan grande como afirma la prensa empresarial. La prosperidad de la empresa crea un halo del director: se lo considera metódico, flexible y decisivo.

Ahora imagine que ha pasado un año y la situación ha empeorado. Los directores también serán calificados como tercos, confundidos y autoritarios. Cada descripción se verá correcta a su debido tiempo: es absurdo llamar a un líder exitoso retrógrado y, por el contrario, fracasado, decisivo y metódico.

El efecto de halo es tan poderoso que a usted mismo le disgusta la idea de que las mismas acciones pueden ser correctas e incorrectas según la situación y la misma persona, tanto flexible como inerte.

Debido al efecto halo, pervertimos el orden de causa y efecto: creemos que la empresa sufre debido a la inercia del liderazgo, aunque de hecho el liderazgo nos parece inerte debido al declive de la empresa.

Así nacen las ilusiones de comprensión. El efecto halo con una desviación en la dirección del resultado explica el mayor interés en los libros, en el que los autores intentan sacar conclusiones de un estudio sistemático de empresas exitosas y dar consejos efectivos.

La idea principal de tales libros es que el éxito se puede lograr mediante la aplicación de «buenas prácticas de gestión». Pero esta suposición es demasiado audaz.

Dada la gran influencia del caso, es imposible llegar a una conclusión sobre la calidad de la gestión y las prácticas de gestión basadas en el éxito observado de las empresas. Aun sabiendo que el director es extremadamente visionario y competente, Intentar predecir el éxito o la ruina de una empresa es como lanzar una moneda al azar, ya que los hechos no afectarán la precisión de la predicción.

Las historias del auge y caída de las empresas ofenden al lector para ganarse la vida. Ofrecen lo que anhela la mente humana: una trama simple en la que las razones de la victoria y la pérdida están claramente descritas y el papel del azar está ausente. Tal trama engendra y mantiene la ilusión de comprensión, enseñando a un lector crédulo una lección con valor transitorio.

Por lo tanto, no sucumbas al error de que la decisión fue brillante, ya que condujo a un excelente resultado. Bien podría ser estúpido, a pesar de un buen resultado. en el que las razones de la victoria y la pérdida están claramente descritas y el papel del azar está ausente. Tal trama engendra y mantiene la ilusión de comprensión, enseñando a un lector crédulo una lección con valor transitorio.

Por lo tanto, no sucumbas al error de que la decisión fue brillante, ya que condujo a un excelente resultado. Bien podría ser estúpido, a pesar de un buen resultado. en el que las razones de la victoria y la pérdida están claramente descritas y el papel del azar está ausente.

Tal trama engendra y mantiene la ilusión de comprensión, enseñando a un lector crédulo una lección con valor transitorio. Por lo tanto, no sucumbas al error de que la decisión fue brillante, ya que condujo a un excelente resultado. Bien podría ser estúpido, a pesar de un buen resultado.

El motor del capitalismo.

La mayoría de nosotros vemos el mundo como más amigable, nuestros propios rasgos son más agradables y nuestros objetivos son más alcanzables de lo que realmente somos. También tendemos a exagerar nuestras propias habilidades para prever el futuro, lo que nos inspira una excesiva autoconfianza.

La distorsión optimista es posiblemente la mayor influencia en la toma de decisiones. Puede convertirse tanto en suerte como en problemas, por lo que si eres de carácter optimista, debes estar en guardia. Las personalidades optimistas juegan un papel extraordinario en nuestras vidas.

Mucho depende de sus decisiones: son ellos quienes inventan, hacen negocios, controlan las ceras y gobiernan el país. Consiguieron sus puestos, arriesgando y desafiando el destino. Son exaltados gracias al talento y la suerte, de los que no son plenamente conscientes. El éxito confirma su creencia en su propio juicio y capacidad de controlar los eventos.

Esta confianza en sí mismo se ve reforzada por la admiración de los demás. Estas personas son optimistas y demasiado seguras, y a menudo (a veces inconscientemente) toman riesgos.

El optimismo excesivo afecta los eventos cada vez que una persona u organización asume un riesgo grave. Las personas en riesgo tienen más probabilidades de subestimar el papel de los factores aleatorios. Los empresarios optimistas, equivocados al evaluar los riesgos, se consideran prudentes, aunque esto no es así.

Muchas personas, comenzando su propio negocio, creen que las estadísticas no se aplican a ellos. Creen en el desarrollo empresarial, confían en su éxito y niegan la posibilidad de fracasar.

El optimismo ayuda a superar los obstáculos, aunque esto puede ser muy costoso. Si promueve su proyecto, que actualmente no tiene remedio, con la esperanza de éxito futuro, los costos financieros aumentan y el éxito no es necesario en absoluto.

Los hechos muestran que el optimismo es omnipresente, inerradicable y costoso. Los estudios han demostrado que los líderes extremadamente optimistas son propensos a un riesgo excesivo: vuelven a comprar, pero no colocan acciones en la empresa, más a menudo que otros que toman el control con una rebaja.

El optimismo puede explicarse por la auto-seducción, pero el principio «lo que ves es qué» juega un papel importante inherente al pensamiento rápido.

Nos centramos en un objetivo, estamos obsesionados con nuestro plan, descuidamos las probabilidades y cometemos errores de planificación. Ignoramos las habilidades y los planes de los demás. Rechazamos lo desconocido y confiamos demasiado en nuestros juicios. Por ejemplo, los empresarios se centran en sus propios planes y acciones, al tiempo que asignan un papel muy insignificante a la competencia.

Surge un efecto de exclusividad, aparecen tantos rivales en el mercado al mismo tiempo que no puede soportarlo, y todas las empresas incurren en pérdidas. Estas empresas se llaman «mártires optimistas». Y aunque son útiles para la economía, ya que informan a los rivales más competentes sobre los nuevos mercados, estas empresas son destructivas para sus inversores.

Rechazamos lo desconocido y confiamos demasiado en nuestros juicios. Por ejemplo, los empresarios se centran en sus propios planes y acciones, al tiempo que asignan un papel muy insignificante a la competencia. Surge un efecto de exclusividad, aparecen tantos rivales en el mercado al mismo tiempo que no puede soportarlo, y todas las empresas incurren en pérdidas.

Estas empresas se llaman «mártires optimistas». Y aunque son útiles para la economía, ya que informan a los rivales más competentes sobre los nuevos mercados, estas empresas son destructivas para sus inversores. Rechazamos lo desconocido y confiamos demasiado en nuestros juicios.

Por ejemplo, los empresarios se centran en sus propios planes y acciones, al tiempo que asignan un papel muy insignificante a la competencia. Surge un efecto de exclusividad, aparecen tantos rivales en el mercado al mismo tiempo que no puede soportarlo, y todas las empresas incurren en pérdidas. Estas empresas se llaman «mártires optimistas». Y aunque son útiles para la economía, ya que informan a los rivales más competentes sobre los nuevos mercados, estas empresas son destructivas para sus inversores.

Estas empresas se llaman «mártires optimistas». Y aunque son útiles para la economía, ya que informan a los rivales más competentes sobre los nuevos mercados, estas empresas son destructivas para sus inversores. Estas empresas se llaman «mártires optimistas». Y aunque son útiles para la economía, ya que informan a los rivales más competentes sobre los nuevos mercados, estas empresas son destructivas para sus inversores.

Revalorización de eventos raros

Cuando ocurre un evento fuera de lo común, casi siempre se forma una cascada de información accesible creada por los medios. Esto se debe a que la excitación emocional es asociativa, automática e incontrolable; es por eso que, por ejemplo, el terrorismo afecta tanto a la sociedad y por qué es tan efectivo.

Desde diciembre de 2001 hasta septiembre de 2004, se produjeron 23 explosiones en Israel, matando a 236 personas, mientras que alrededor de 1.3 millones de viajes en autobús se realizaron diariamente en el país. A pesar de que el riesgo era mínimo, las personas pensaban de manera diferente e intentaban no viajar en autobuses, y si lo hacían, miraban constantemente a su alrededor.

Es la excitación emocional lo que impulsa el comportamiento protector. El pensamiento lento «sabe» que la probabilidad de un evento es baja, pero este conocimiento no elimina la incomodidad resultante y el deseo de deshacerse de él.

El pensamiento rápido no se puede desactivar. La reevaluación de eventos improbables se deriva de las características del pensamiento rápido que conocemos. Las emociones y su brillo afectan la disponibilidad de información, la intensidad de la imaginación y la evaluación de la probabilidad, siendo así responsables de nuestra reacción excesiva a eventos raros que no ignoramos.

De esto podemos concluir que las personas sobreestiman la probabilidad de eventos raros y les otorgan gran importancia al tomar decisiones, ya que nuestra mente tiene la capacidad de enfocarse espontáneamente en todo lo inusual y extraño, por lo que un evento improbable se vuelve central. Incluso en Japón, los tsunamis son muy raros, pero la imagen es tan brillante y convincente que los turistas tienden a sobreestimar la probabilidad de que ocurran.

Por lo tanto, hay errores de planificación empresarial. Una imagen vívida que sale del evento ordinario puede parecer exitosa, específico y claro. La alternativa al fracaso, por el contrario, parece vaga, ya que es bastante difícil entender qué puede dificultar el éxito de la empresa. Los empresarios e inversores, al evaluar sus perspectivas, se inclinan tanto por sobreestimar las posibilidades como por sobrevalorar sus evaluaciones.

La conclusión sobre dos sistemas de pensamiento.

En este libro, el trabajo del cerebro se describe como una interacción difícil entre dos personajes inventados: pensamiento rápido y pensamiento lento. Después de leer el libro, puede predecir sus acciones en diversas situaciones, y en realidad comprende que estos sistemas no existen ni en el cerebro ni en ningún otro lado.

La expresión «el pensamiento rápido hace A» significa que «A sucede automáticamente». El pensamiento lento da forma a nuestros juicios, toma decisiones y también aprueba o justifica ideas y sentimientos que han surgido gracias al pensamiento rápido. Es posible que usted mismo no comprenda que le gusta el proyecto porque su autor le recuerda a su hermana o que no le gusta la persona que se parece a su dentista.

Sin embargo, si es necesario, encontrará argumentos satisfactorios y creerá en ellos. Sin embargo, el pensamiento lento no es solo el protector del ayuno. A menudo evita que pensamientos tontos e impulsos innecesarios salgan a la superficie. La atención cuidadosa en muchos casos mejora la actividad y es absolutamente necesaria en situaciones de comparación, elección y justificación.

Sin embargo, el pensamiento lento no es un ejemplo de racionalidad. Sus capacidades son limitadas, al igual que la información disponible. No siempre pensamos directa y lógicamente, y nuestros errores no siempre están asociados con una intuición molesta e incorrecta.

El pensamiento rápido tiene la culpa de muchas de las cosas que estamos haciendo mal, pero es precisamente su mérito en muchos aspectos que estamos haciendo lo correcto, y esta es una gran parte de nuestras acciones. En condiciones normales, nuestros pensamientos y acciones están guiados por un pensamiento rápido y generalmente son ciertos.

Uno de los grandes logros es un modelo rico y detallado del mundo, almacenado en la memoria asociativa: en un instante, distingue los eventos inesperados de los ordinarios, ofrece una idea de inmediato y busca automáticamente alguna explicación de los eventos.

La memoria también almacena muchas habilidades que hemos acumulado a lo largo de nuestras vidas que automáticamente ofrecen soluciones adecuadas a los problemas emergentes: desde la decisión de recorrer una gran piedra en el camino hasta la capacidad de evitar la ira de un cliente insatisfecho.

Todo esto es un trabajo de pensamiento rápido, lo que significa que sucede de forma rápida y automática. Una señal de trabajo hábil es la capacidad de procesar una gran cantidad de información de manera rápida y eficiente. Si aparece una pregunta para la cual existe una respuesta preparada, aparece esta respuesta. Y si no, entonces el pensamiento lento viene al rescate.

Sin embargo, el pensamiento rápido rara vez se confunde: no está limitado por la cantidad de memoria, y si necesita una respuesta a una pregunta, el pensamiento rápido da respuestas a preguntas relacionadas y, a menudo, en lugar de la respuesta requerida, le ofrece una que le viene a la mente más rápido.

El pensamiento rápido procesa rápidamente la información y no da una alarma si no es correcta. Por lo tanto, es difícil para el pensamiento lento distinguir las respuestas razonables de las infundadas.

La única oportunidad para pensar lentamente es reducir la velocidad y tratar de encontrar una solución por su cuenta, pero esto no siempre sucede. Por lo tanto, el pensamiento rápido es una fuente de errores y desviaciones que conducen a errores e ilusiones predecibles, confianza excesiva, presentimientos infundados, etc.

A todos nos gustaría que suene la campana de advertencia cada vez que nos enfrentamos a un error, pero la voz de la razón puede ser mucho más débil que la voz fuerte y distinta de la falsa intuición, y no debe confiar en ella cuando necesite tomar una decisión seria.

¿Cómo lidiar con los errores? ¿Cómo mejorar la calidad de los juicios y las decisiones, tanto las nuestras como las públicas? En primer lugar, recuerde que no se puede lograr nada sin un esfuerzo serio.

Nuestro pensamiento intuitivo es propenso a la autoconfianza, las predicciones radicales y los planes napoleónicos. Sin embargo, al realizar un esfuerzo mental, seremos más fáciles de reconocer situaciones en las que es probable que haya errores.

La forma de bloquear los errores es simple: detectar señales de que estás en el «campo minado», reducir la velocidad sin llegar a conclusiones apresuradas y pensar lentamente en busca de refuerzo.